Agronews Castilla y León
  • Esta organización agraria pide que las superficies de barbecho SIE puedan ser sustituidas por el cultivo de girasol que permita garantizar la soberanía alimentaria y reclama excepciones para que los remolacheros, acogidos a la agroambiental, puedan sembrar una menor superficie a la del contrato sin penalización, por las posibles restricciones en el agua de riego.

La Unión de Campesinos de Castilla y León ha enviado una carta al Director General de la Política Agraria Comunitaria, Pedro Medina, solicitando que contemple la posibilidad de establecer excepciones al cumplimiento de ciertas obligaciones y criterios de admisibilidad en el marco de las ayudas financiadas por el FEAGA y el FEADER, ante la extrema sequía, los elevados costes de producción y las consecuencias del conflicto en Ucrania.

Esta organización agraria ve con incertidumbre y preocupación la viabilidad de los cultivos de secano y de regadío de nuestra región, en primer lugar, ante la ausencia de lluvias que está ocasionando un anormal desarrollo vegetativo de los cultivos y escasez de recursos hídricos para el riego, y, en segundo lugar, ante un incremento desmesurado en los costes de producción, entre ellos, la electricidad y el gasóleo.

UCCL desconoce si los cultivos de secano se recuperaran con las anunciadas lluvias de estos días, pero mucho nos tememos, que la sequía hídrica sea ya inevitable en muchas zonas de Castilla y León y los agricultores ya están pensando en sembrar cultivos alternativos que requieran un menor volumen de agua.

A este respecto, creen conveniente, entre otras, realizar una excepción en la ayuda de cultivos agroindustriales sostenibles, para que, en el caso de que los agricultores decidan sembrar una menor superficie de remolacha a la del contrato, puedan hacerlo y recibir la correspondiente ayuda. En caso contrario, muchos profesionales se decantarán por no acogerse a la prórroga que se permite y la superficie de este cultivo disminuirá drásticamente.

Por otro lado, consideran fundamental que, debido a la invasión de Ucrania por parte de Rusia, y las dificultades que garantizar la soberanía alimentaria, se haga una excepción en la ayuda al pago verde en la campaña agrícola 2021/2022, en el sentido que pueda sustituirse las superficies de barbecho SIE por cultivos como el girasol u otros que el agricultor decida, sin que tengan la obligación de dejar una superficie mínima sin sembrar. “Se debe primar la soberanía alimentaria de la población a los intereses climáticos y ambientales”, apunta UCCL. Igualmente piden que se permita el pastoreo del ganadero sobre superficies SIE u otras medidas necesarias que ayude a reducir el incremento de coste de los inputs o la escasez de alimentos.

Además, la Unión de Campesinos solicita que se tenga en cuenta esta circunstancia excepcional a la hora de la realización de los controles de condicionalidad sobre el terreno o mediante monitorización, que, aunque los agricultores han llevado a cabo buenas prácticas agrarias, la ausencia de agua puede implicar que los cultivos no se desarrollen de forma adecuada sobre el terreno.

Tags: 

Sección: