Eduardo Mongil - Agronews CyL
  • La organización agraria pretende llenar de tractores y vehículos el centro de Valladolid y hacer visibles demandas como la obligatoriedad de pagar la Seguridad Social agraria como requisito de obtención de las ayudas.

La reducción de presupuesto prevista para la PAC en el período 2021-2027 ha puesto en alerta a las organizaciones agrarias. La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) ha convocado una manifestación el próximo día 20 de mayo en Valladolid para protestar por el endurecimiento de las condiciones para acceder a las ayudas.

A partir de las 11 de la mañana, una caravana de coches y tractores cruzará la capital vallisoletana desde el estadio José Zorrilla, y pasará por delante de la Consejería de Agricultura, el paseo de Isabel la Católica, o la plaza de Juan de Austria, entre otros lugares, para acabar nuevamente en el estadio.

Ignacio Arias, presidente de UCCL Valladolid, ha desgranado los motivos de la protesta y asegura que “va siendo hora de dar cabida de verdad a los profesionales genuinos”. La propuesta de la Unión es que se determine el acceso a la PAC en función de la actividad, y que todos los agricultores y ganaderos que obtengan más de 50% de ingresos agrarios puedan recibir la subvención, un criterio que ya siguen Francia o Alemania.

“Lo llevamos pidiendo desde hace 25 años. No han negociado absolutamente nada con el sector, se está negociando la reforma en secreto, se niegan a darnos ningún dato, no sabemos lo que están tramando”, señala Arias, que se muestra muy crítico con la labor del ministro Planas: “Queremos que esto se ponga encima de la mesa, y que las ayudas acaben donde tengan que acabar”.

Además, Arias cree que otro filtro para percibir las subvenciones debería ser el pago de las cuotas de la Seguridad Social agraria. “Exigimos que solo puedan ser perceptores de la PAC los que están al corriente de pago de la Seguridad Social y de Hacienda. Solo el 38% pagamos Seguridad Social agraria, como dice la ley. En Agricultura hacen la vista gorda, y en un momento el que hay menos presupuesto puede entrar a cobrar cualquiera”, estima el presidente de UCCL Valladolid.

Quejas sobre los eco-esquemas

La forma de implantar los eco-esquemas también es motivo de queja para Arias, que asegura que los requisitos “no los va a cumplir nadie” al no ser obligatorios para los profesionales del campo, y considera que el modelo propuesto por la Junta de Castilla y León es el más adecuado. “Es complicado entender lo que hay que hacer. La Junta ha hecho una propuesta más sencilla, o nos dan una serie de facilidades o vamos hacia una chapuza muy importante. Los eco-esquemas son necesarios para poder cobrar alrededor del 25% de la ayuda de la PAC”.

Además de esto, Arias ha criticado “las prisas” por efectuar la convergencia de forma no progresiva, y opina que la ayuda redistributiva que se otorga a quienes no cobran la PAC se debe repartir únicamente entre ganaderos y agricultores profesionales.

El presidente de UCCL Valladolid ha señalado también que durante la pandemia han bajado sus precios de venta, algo que no se ha traducido en una reducción de los precios de venta al público por parte de las grandes superficies. “Hemos visto que nos están pagando menos, del orden de un 20%, y que se han subido un 42% los precios lineales de las grandes superficies. Estamos a merced de los compradores”, critica a Arias, que señala al Ejecutivo nacional como responsable de este problema: “las promesas no se hacen en rueda de prensa. Nosotros culpamos a quien gobierna, y no hacen absolutamente nada”.

La postura de UCCL es que se establezca de manera legal que el precio de partida sea el precio de coste de producción, y proponen la creación de un observatorio oficial independiente que se encargue de ello. “No es tan difícil ni tan caro. Es tener voluntad política”, considera Arias.

A ello se le suma el problema de la competencia con productos que vienen de fuera de la Unión Europea. Según Ignacio Arias, muchas empresas españolas producen fuera con materias activas que aquí están prohibidas. Desde UCCL solicitan que, “por lo menos”, haya etiquetados claros y visibles en los productos importados.

Por último, Arias ha criticado la falta de democracia en el campo, y subraya que “no es posible que no haya elecciones ni que se determine quienes son los representantes agrarios. El ministro se reúne a dedo con quien quiere. No es posible que las organizaciones riñamos a ver quién es más y quién es menos. Se deberían poner urnas”, indica.

Tags: 

Sección: