Rebeca Adalia - Agronews CyL

 

  • La organización agraria pide a la consejería de Agricultura que defina "en porcentaje" el agricultor genuino que percibirá las ayudas de la nueva PAC

"Ha sido un año muy malo con mayúsculas", así de duro es el balance que hace del periodo de 2019 la organización agraria UCCL. Una retrospectiva negativa cuyas causas residen en las sequías registradas en la zona sur de la comunidad y cuyos rendimientos han dejado unas pérdidas de 300 euros por hectárea, un total de 800 millones de euros en Castilla y León, según explicaba hoy en rueda de prensa su coordinador regional, Jesús Manuel González Palacín, acompañado de Cristina Padilla, responsable de los sectores agrícola y ganadero, y Milagros de la Lama, secretaria técnica de la organización.

La ganadería extensiva ha sido uno de los sectores más afectados por varios motivos. El más preocupante ha sido la insuficiencia de pastos, en 2019 ha habido un 70% menos de los habituales. Otro de los factores a tener en cuenta ha sido la escasez de agua, a pesar de que se ha intentado a través de camionescisternas y otros medios paliar esa escasez. Y por último, el añadidodel  aumento de costes de producción, "los forrajes han elevado sus gastos en un 40% y la paja ha llegado hasta el 100%", explicó González Palacín.

En el caso de la ganadería intensiva el balance es también negativo a pesar de que no padecen directamente las pérdidas debidas a la climatología. Pero desde UCCL aseguran que el "incremento significativo de los precios" en los piensos, la paja y el forraje han marcado este periodo.

También las plagas, especialmente las provocadas por topillos, han elevado la cifra de las pérdidas del año 2019. Las provincias más afectadas han sido Palencia, Valladolid y Burgos. "En la actualidad no están controladas y ya hay daños importantes en los sembrados. Si no existe un invierno duro, en primavera se registrarán daños importantes por estas plagas que lejos de estar controladas se expande por Castilla y León.", apuntó el coordinador regional. Por este motivo, la organización agraria considera que hasta el momento las medidas tomadas para el control de las plagas y los casos de tularemia no son suficientes.

Los daños que han provocado los conejos en el año 2019 son muy irregulares en todas las zonas. En algunos municipios estos animales han acabado con el 60% del cultivo, como en viñedos y explotaciones más intensivas. Para solventar este problema que el sector agrario arrastra durante los últimos años, UCCL pide que se instalen en todas las vías, carreteras, autovías y zonas de Alta Velocidad las mallas conejeras para impedir el paso de estos animales a los cultivos, además de la flexibilidad y modificación de la ley de caza. "Hay que tomar medidas muy contundentes para frenar los daños que producen los jabalís y ciervos. La administración tiene que intervenir en el caso de que los cazadores no sean suficientes para controlar la plaga y se responsabilice de los daños que causan estas especies", instó González Palacín.

Otro de los temas a valorar por la organización agraria fue la rentabilidad y la falta de precios dignos en el sector de la leche. En 2019 el número de explotaciones ovinas de leche se ha reducido en un 6% (124 ganaderías menos), mientras que en el vacuno la reducción ha sido del 8,2% (91 explotaciones menos). "Necesitamos que la administración ponga las reglas del juego. Es imprescindible que el coste de producción sea el punto de partida para las explotaciones porque si no estaremos a merced de las industrias y éstas a su vez del distribuidor", recriminó el coordinador de UCCL.

El "rey de los regadíos de Castilla y León", la remolacha, tampoco ha tenido un ejercicio económico muy halagüeño. Además de perder superficie, los precios han bajado considerablemente (de 42 a 36 euros) a pesar de haberse firmado contratos que lo fijaban con ACOR. Por este motivo, González Palacín ha pedido que se fije un contrato que garantice la rentabilidad del sector remolachero y ha instado a la consejería a tomar cartas en el asunto formando una mesa del azúcar ya que Castilla y León es la comunidad con el 80% de la producción de España.

Por último, desde UCCL se han reiterado en su crítica a los programas de erradicación de enfermedades ganaderas. La salud animal hay que controlarla pero "no se le puede impedir el movimiento a una explotación que reaccione de manera positiva en el tratamiento de tuberculina", si no que hay que atajar la enfermedad "desde una visión global de todas las especies", explicó el coordinador.

 

Perspectivas para 2020

El punto de mira del año 2020 se fija en la nueva PAC. Aunque es bastante probable que no se haga latente hasta el año 2022, desde UCCL consideran que es muy importante definir a lo largo de estos primeros seis meses quiénes van a ser los perceptores de las ayudas a la PAC. Desde Bruselas, ya han definido que quienes tengan ingresos agrarios "insignificantes" no lo percibirán y por ello UCCL solicita que se defina en porcentaje los ingresos del agricultor genuino.

"Nosotros proponemos que esos ingresos insignificantes se fijen en el 25%". Si la cifra fuese la citada, supondría que casi un 50% de los perceptores de la actualidad (375.000 agricultores a dedicación parcial) no las obtendrían en detrimento de un reparto de 5000 millones de euros estatales a "aquellos que verdaderamente se dedican a la agricultura", especificó  González Palacín.

Otro de los retos que UCCL se plantea para el 2020 es poner en la mesa el debate de la ley de la Cadena Alimentaria. Una norma que según la organización agraria puede tener mayor desarrollo y que debe fijar como punto de partida para cualquier negociación el coste de producción. También reclamarán en el próximo ejercicio a las administraciones que se defina la posición de dominio de las grandes empresas para que éstas no acaparen el poder de compra.

Y por último, le piden al 2020 un control de las plagas. Además de reiterarse en la idea de flexibilizar la caza y los cotos para que se pueda hacer en cualquier época del año y también, piden a la administración que se responsabilice de los daños que esta fauna produce en los cultivos. "Hay que dar oxígeno a un sector de que tiene más de 15.000 explotaciones", concluyó.

Tags: 

Sección: