Agronews Castilla y León

La organización reclama medidas y actuar de forma urgente para paliar la crisis de una industria que ha visto reducido su número de ganaderos a la mitad en la última década.

“El sector ovino está en la UVI”, ese es el preocupante diagnóstico que ofrece la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) respecto a la situación de una industria que va a tomar protagonismo ante la llegada de las fiestas navideñas. Según los representantes de la organización, más del 50% de ganaderos han abandonado la actividad en los últimos 10 años, y esta tendencia a la baja se ha visto incrementada por culpa de la subida de los costes de producción.

“Los costes han aumentado un 42%. La situación es límite y la Consejería lo asume. Estamos perdiendo un 4% de producción de leche 4% y hay un 10% menos de cabezas de ganado. Deberían saltar todas las alarmas”, indica Jesús Manuel González Palacín, coordinador regional de UCCL.

Respecto al ovino de carne, Palacín ha comentado que su producción ha descendido un 30% en 6 años, asegura que se debe etiquetar mejor la procedencia del producto. Al no cubrir toda la demanda, España importa corderos de países como Francia, Italia y Grecia, pero no hay obligación de poner el origen, por lo que desde UCCL piden un etiquetado más claro para ayudar a los productores regionales. “Quien ofrece mejor producto tiene derecho a que se sepa, para que el consumidor conozca lo que se lleva a casa. Nadie critica que haya importación, pero solo se pide que sepamos lo que se compra”, añade el coordinador de la organización.

Palacín apunta también que se necesitan ayudas económicas específicas para el sector, aparte de las ya recibidas por causa de la Guerra de Ucrania, ya que sin esas ayudas existe el peligro de “perder una seña de identidad en la región como es el lechazo”. Aparte, defiende que “hay mercado, pero los ganaderos deben recibir un precio justo o cerrarán las explotaciones”.

Por otro lado, José Antonio Martínez, responsable ovino de UCCL, ha incidido en la influencia del aumento de los costes como causa principal de la crisis del sector. En palabras de Martínez, este año ha cerrado el 8% de las explotaciones ovinas en Castilla y León, lo que equivale a más de centenar y medio de ganaderías. “Cada vez que se cierra una explotación, esa familia tiene un drama. Los ganaderos somos muy masocas, incluso no ganando seguíamos trabajando, pero ya podemos aguantar más”, subraya.

Respecto a la campaña de Navidad, un momento muy importante para el sector, Martínez adelanta que los precios del lechazo serán elevados. Actualmente, la venta del cordero vivo por parte del productor se encuentra en unos 70 euros el kilo, mientras que el producto final se llega a ofrecer al consumidor final por encima de los 150 euros. No obstante, el responsable ovino de UCCL considera que esta situación no beneficia a los ganaderos. “Al ganadero no le pagan una salvajada. Si echamos cuentas de cuánto ha subido todo igual lo vamos a vender a precio de primavera. Va a haber subida de precio porque el género va a escasear”, denuncia Martínez, a la vez que pide soluciones directas a las administraciones: “Nadie ha querido coger el carnero por los cuernos. No pedimos ayudas y ya, pedimos precios justos. Los que marque el mercado. Lo mínimo son los costes. De nada nos sirve subir el precio un 10% si suben los costes un 42%”.

Otro de los problemas expuestos es la falta de un relevo generacional el sector del ganado ovino. La media de edad de los profesionales es de 55 años, pero además de los cierres lógicos por la edad, se producen otros por culpa de los malos resultados económicos. “Si seguimos así, nadie va a montar una ganadería. A este paso no vamos a tener cordero en 4 o 5 años. Estamos preocupados porque cierran explotaciones que no les corresponde por la edad. Hay que actuar ahora o nos echaremos las manos a la cabeza”, expone José Antonio Martínez.

Para concluir, Palacín asegura que se ha reunido recientemente con la Directora General de la Cadena Alimentaria de la Junta de Castilla y León, Gemma Marcos, que le informó de que hay un estudio de toda la cadena de valor en fase de elaboración. “Estamos deseando ver los resultados del estudio. Cada uno piensa que el negocio de otro es el mejor, pero tenemos solo podemos intuirlo. Queremos que haya datos oficiales de cada sector y que todos los miembros de la puedan funcionar. La administración tiene que ejercer un papel de arbitraje en las relaciones contractuales”.

Además, el coordinador regional de UCCL ha advertido a la industria de que el modelo no es sostenible en el tiempo tampoco para ellos. “Ellos saben que es necesario se llegue a la estabilidad. Con economía de escala, al aumentar las cabezas de ganado se podía ajustar, todos ganaban, pero ahora hay menos producción. Y solo con mejorar la eficiencia no vale”, ha remarcado Palacín.

Tags: 

Sección: