Eduardo Mongil - Agronews CyL
  • La organización asegura que el aumento de los costes de producción ha provocado una "situación crítica" para los profesionales del campo, y piden medidas inmediatas a las autoridades para frenar el impacto de la crisis.

La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) ha anunciado movilizaciones inmediatas para pedir soluciones a las administraciones por la crisis que sufre el sector agrícola y ganadero. Las consecuencias derivadas de la guerra de Ucrania, con la inflación disparada, han agudizado los problemas del campo, que lleva padeciendo unos costes de producción muy altos desde hace varias campañas.

A ello se le ha unido la sequía de este verano, por lo que UCCL solicita medidas de ayuda urgentes con el objetivo de "minimizar el impacto" que sufren los profesionales del campo. En palabras del coordinador regional de la organización, Jesús González Palacín, "hay recursos y medios en España y en Europa" para lograrlo.

UCCL ha pedido al Gobierno y la Junta que pongan en marcha un plan conjunto para paliar los efectos de lo que han denominado como "tormenta perfecta", y han apuntado varias medidas concretas.

Entre ellas exigen un paquete fiscal en el que se incluya una bajada del IVA al mínimo en productos esenciales para los profesionales, como insumos, fitosanitarios o maquinaria, así como un IRPF adaptado a las circunstancias del sector agrario, y una reducción del IBI. Además, exigen que esas ayudas se destinen a los agricultores a título principal.

Una de las peticiones más importantes que ha efectuado UCCL es la de que se realicen controles exhaustivos de los márgenes comerciales para las grandes distribuidoras y comercializadoras. "Las administraciones tienen que emplearse a fondo, no pedimos que las grandes empresas pierdan dinero, pero no son necesarios tantísimos beneficios, reclamamos un esfuerzo de responsabilidad por parte de todos", ha indicado González Palacín. Aparte, ha recordado otra demanda del campo -que tiene visos de convertirse en histórica-, como es el establecimiento de mecanismos para garantizar el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria, para que se establezcan costes oficiales que faciliten la negociación y que agricultores y ganaderos no se vean obligados a vender por debajo de coste.

"El año pasado teníamos costes de producción de unos 80.000 euros, y este año de unos 150.000. La situación es crítica y muchos agricultores y ganaderos van a reducir o cerrar la actividad. Tenemos una  industria agroalimentaria muy potente en Castilla y León que se verá afectada. Nos jugamos mucho en los próximos meses", ha remarcado el coordinador regional de UCCL.

Palacín ha asegurado que la mejor forma de hacer llegar a las administraciones estas demandas es a través de movilizaciones "porque si no parece que no entienden otro idioma", y cree que "es fundamental sensibilizar a la población de que la agricultura y la ganadería son sectores claves".

Las protestas en la calle arrancarán este viernes 19 de agosto en cada provincia de Castilla y León, aunque aún está por definirse en plan concreto de cada una de ellas.

Sección: