Agronews Castilla y León

Tras la supresión del sistema de cuotas lácteas el 1 de abril de 2015, vigente durante las tres últimas décadas, que significó la liberalización del sector lácteo en toda la Unión Europea, los ganaderos han sufrido fuertes vaivenes del precio de la leche ya que cada país puede producir sin limitación alguna. Los efectos inmediatos han sido demoledores por desequilibrios en los volúmenes producidos y las consiguientes caídas de precios.

En este contexto se hace pública la iniciativa empresarial de la cooperativa navarra Valle de Odieta de poner en marcha en Noviercas, pueblo soriano de 155 habitantes en la comarca del Moncayo, la que sería la mayor exploración de vacuno de leche de Europa con 20.000 vacas en ordeño, con una inversión de 93 millones de euros que generaría unos 250 nuevos puestos de trabajo y que cuenta con el apoyo explícito de la Junta de Castilla y León.

Una granja de estas dimensiones, cuando la media europea de vacas de ordeño por explotación es de 130 y en Navarra de 120, ha generado protestas y movilizaciones generalizadas de muchos organismos e instituciones de muy distintos ámbitos en pro de una sensibilización social e institucional con recogida de firmas para evitar la puesta en marcha de esta gigantesca explotación.

UAGN también quiere hacerse eco de la fuerte preocupación de nuestros ganaderos al tiempo de alertar a las Administraciones de los riegos económicos y medioambientales que un proyecto de estas dimensiones puede acarrear. Es de significar que el censo total de Navarra se cifra en unas 25.000 vacas de leche, pertenecientes a 168 explotaciones, muchas de ellas ubicadas en zonas desfavorecidas y de montaña.

Tampoco pueden ignorar las Administraciones el impacto agroambiental que ocasionaría ya que generaría del orden de 368.000 toneladas anuales de estiércol y purines, más de 1.000 toneladas diarias, que son aproximadamente los residuos que general 4,4 millones de habitantes, cifra similar a los residuos generados por las poblaciones de Castilla y León y Castilla-La Mancha, juntas.

 Por todas estas cuestiones UAGN manifiesta su oposición a un macro-proyecto que a buen seguro generaría graves distorsiones el sector lácteo, estratégico en el ámbito agroalimentario estatal pero no solo por su relevancia económica sino también por su contribución al desarrollo y la fijación de la población rural, en el caso de Navarra determinante en este apartado en las zonas de montaña.

La citada organización agarria considera que ninguna Administración debieran apoyar estas granjas gigantescas sino, por el contrario, delimitar el número máximo y razonable de vacas por explotación tal como ya está legislado en otros países comunitarios, tanto más, ante la grave crisis que atraviesa el sector lácteo comunitario que forzó a la Comisión Europea ha poner en marcha hace escasos meses un mecanismo de ayudas a la reducción voluntaria de la producción; y en 2015 el sector lácteo estatal firmó el Acuerdo para la estabilidad y sostenibilidad de la cadena de valor en el sector del vacuno de le leche con el objetivo de dibujar un futuro sostenible en todos los eslabones de la cadena de valor, es decir, el polo opuesto a la situación a la que nos conducen iniciativas como la proyectada en Noviercas

Sección: