Agronews Castilla y León

Cerca de un centenar de personas, en su mayor parte agricultores y ganaderos de la organización, participaron en una reciente jormada en Zaragoza en la que se analizadó  el Acuerdo Transatlántico de Comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos.

La introducción de la jornada, a cargo de Luis Miguel Albisu, Dr. de la Unidad de Economía Agroalimentaria del CITA, dió paso a la mesa redonda de los representantes de todas las fuerzas políticas de Aragón expusieron la postura de sus respectivos partidos ante el texto del posible Acuerdo.

Las amenazas que se ciernen sobre los agricultores y consumidores europeos, por el TTIP, según UAGA, son las siguientes:

  1. Hormonas de crecimiento y antibióticos en tu plato. La agricultura y la alimentación en Europa se verían sometidas con este tratado a un proceso de desregularización de las normativas relativas a la seguridad alimentaria. En concreto, Europa tendría que cambiar las normativas actuales para facilitar la entrada de carnes producidas con hormonas y antibióticos, leche producida con la hormona de crecimiento RBST, carnes cloradas y clonadas y productos transgénicos, además de eliminar el principio de precaución. Bajo la presión de las empresas multinacionales, Europa debilitará las normas que protegen la salud, el medio ambiente y los consumidores. Los sectores ganaderos se verán especialmente afectados por estos acuerdos, ya que los modelos de cría, el bienestar animal y las normas sanitarias, sociales y ambientales difieren enormemente.
  2. Cloro para desinfectar las carnes y monóxido de carbono para mantener el color rojizo vivo. La concepción sobre la producción de alimentos y la seguridad sanitaria entre Europa y EEUU  son absolutamente contrapuestas. En Europa existe el concepto de "la granja a la mesa" que es un término técnico aceptado sanitariamente, que significa que una producción agraria sana en origen da como consecuencia un alimento sano. Esto conlleva aplicar el principio de prevención y de ahí las normativas sanitarias que se exigen en la producción y que en el caso de las carnes son muy amplias y abarcan entre otros los tratamientos sanitarios a los animales, el acondicionamiento de los locales del ganado, la alimentación y condiciones del agua, así como la trazabilidad en toda la cadena. En Estados Unidos, además de la utilización de hormonas, transgénicos, antibióticos, etc. en la producción de carnes, no se exigen en origen condicionantes sanitarios suficientes y de ahí que ante la falta de garantías sanitarias de esas producciones se le apliquen medidas desinfectantes como tratar las carnes con cloro o con ácidos lácticos para "limpiar" los microorganismos. Ni que decir tiene que estos productos dejan residuos que acaban en la comida. Otro elemento que se utiliza para mantener el color rojo de la carne cuando ya lo pierde por el paso de tiempo es la utilización de un aditivo como el monóxido de carbono. Esto ha dado lugar a intoxicaciones por consumo de carnes en malas condiciones. Con respecto a la mayor utilización de antibióticos por parte de Estados Unidos, supone un problema de resistencias a los antimicrobianos tanto en animales como en humanos, que se está debatiendo en la esfera internacional.
  3. Amenazado el derecho de los agricultores a utilizar sus propias semillas. En términos de Derechos de Propiedad Intelectual, los sistemas también difieren. En los Estados Unidos, por ejemplo, la patente regula el mercado de semillas mientras que en la UE es el registro de obtenciones vegetales el que da la libre posibilidad para generar otras variedades. El TTIP, cambiando las reglas de acceso al mercado, actuará una vez más en favor de las multinacionales de semillas y de productos químicos. El derecho de los agricultores a utilizar sus propias semillas se ve amenazado.
  4. Eliminación de las Denominaciones de Origen y sellos de calidad. La UE dispone de tres sistemas de control de los productos agrícolas y la calidad alimentaria: DOP (Denominación de Origen Protegida), IGP (Indicación Geográfica Protegida) y ETG (Especialidad Tradicional Garantizada) que para EEUU son elementos que van contra la libre competencia. EEUU defiende las marcas privadas sobre las Denominaciones. Esto supone que las identificaciones de la UE puedan quedar desprotegidas y puedan ser utilizadas de forma privada. Además será muy difícil que posteriormente a este acuerdo se puedan calificar nuevas Denominaciones de Calidad.

No sólo se trata, aseguran desde UAGA - COAG,  de competencia desleal con los productores, sino de responsabilidad con los consumidores. Los agricultores y ganaderos europeos han de seguir produciendo con estándares elevados que garanticen la calidad y salubridad de los alimento

Sección: