Agronews Castilla y León

Grandes proporciones de cultivos se descartan durante o después de la cosecha, incluidas partes de la planta que contienen proteínas, grasas y fibra y que podrían ser reutilizadas con alguna finalidad. La profesora Luisa Trindade, profesora del Departamento de Ciencias de las Plantas de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) cree que estos desechos deberían ser eliminados, porque “el mundo necesita plantas que puedan usarse completamente, hasta la última molécula”.

Fuente: www.fundacion-antama.com

Trindade quiere aumentar el valor de los residuos de cultivos y actualmente está trabajando en cultivos de fibra, incluido el Miscanthus (un género de plantas herbáceas perteneciente a la familia de las poáceas, es originaria de Japón y Filipinas). El grupo de investigación ha desarrollado ocho posibles nuevas variedades híbridas de Miscanthus que se han sembrado en 10 lugares diferentes en Europa. Miscanthus tiene propiedades interesantes como altos rendimientos de biomasa y alta captura de CO2 que promueve la calidad del suelo.

Trindade ha dicho que su meta como criadora es poder usar toda la planta. Sin embargo, cita la compleja planta de tomate como uno de los retos. “En el futuro, desarrollaremos variedades de tomate donde la biomasa total sea usada con fines alimentarios y no alimentarios”. La investigadora esboza un futuro en el que los tallos y las hojas de la planta del tomate sean comestibles.

En un momento en que la población mundial está creciendo exponencialmente y la demanda de alimentos está aumentando, Trindade cree que debemos aprovechar al máximo la biomasa. “Esto comprenderá el desarrollo de nuevos cultivos y el rediseño de los cultivos existentes. Pero todas serán plantas que podemos usar hasta la última fibra o molécula de proteína “.

Para más detalles, lea el artículo completo en la Universidad de Wageningen.

Sección: