65.000 Hectáreas Aseguradas Afectadas y Pérdidas Estimadas en 55 Millones de Euros

Devastadoras tormentas en España

Agronews Castilla y León

18 de junio de 2024

unnamed

Las recientes tormentas que han azotado España desde el segundo fin de semana de junio han dejado un rastro de devastación en el sector agrícola, afectando 65.000 hectáreas aseguradas y causando daños valorados inicialmente en 55 millones de euros. Los frentes tormentosos, cargados de lluvia y pedrisco, han provocado siniestros en al menos 33 provincias, con un impacto significativo en Albacete y la Región de Murcia.

En Castilla-La Mancha, la superficie agrícola afectada alcanza las 30.005 hectáreas. La provincia de Albacete es la más damnificada, con 18.875 hectáreas afectadas. Las tormentas han perjudicado una variedad de cultivos en esta región, incluidos cereales, hortalizas (especialmente ajo), frutales, almendros y viñedos. Afortunadamente, la recolección de ajo spring, una variedad ampliamente cultivada en la zona, ya estaba avanzada, lo que ha mitigado parcialmente las pérdidas.

La provincia de Cuenca también ha sufrido considerablemente, con 5.221 hectáreas de cultivos dañados, principalmente cereal. Otras provincias de la región afectadas incluyen Guadalajara con 2.643 hectáreas, Toledo con 1.972 hectáreas y Ciudad Real con 1.294 hectáreas. Ciudad Real, aunque menos afectada en esta ocasión, sufrió fuertes tormentas durante los primeros días del mes.

Región de Murcia: Golpeada por las Tormentas

En la Región de Murcia, las declaraciones de siniestro suman más de 5.700 hectáreas, concentradas principalmente en la mitad norte de la región. De esta superficie, 3.200 hectáreas corresponden a cultivos frutícolas de alto valor económico como el melocotón y la nectarina. Las demás áreas afectadas incluyen hortalizas, viñedos y cítricos, aunque de manera más esporádica.tormenta

Particularmente grave es la situación en la Vega Media del Segura, con epicentro en Ojós, donde el pedrisco alcanzó tal intensidad que provocó daños en la madera de los árboles frutales. Estos daños podrían afectar la producción del próximo año, aunque la producción actual ya había sido recolectada en las zonas afectadas, debido a la precocidad de la región.

Las tareas de evaluación de daños ya han comenzado y se llevarán a cabo coincidiendo con la peritación del cereal de invierno, que se encuentra en plena etapa de cosecha. Agroseguro, la entidad encargada de gestionar los seguros agrarios en España, ha señalado que el riesgo de pedrisco está cubierto por las líneas agrícolas del sistema español de Seguros Agrarios Combinados. Esta cobertura es crucial para los agricultores, quienes cada vez más se enfrentan a eventos climáticos extremos que amenazan sus cosechas y sustento.

Además de las zonas más afectadas en Castilla-La Mancha y Murcia, otras provincias de España también han reportado daños aunque en menor escala. La combinación de lluvias torrenciales y pedrisco ha creado un panorama desolador para muchos agricultores que ahora enfrentan pérdidas significativas y la ardua tarea de recuperación.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha declarado que brindará apoyo a los agricultores afectados y trabajará en conjunto con Agroseguro para agilizar el proceso de indemnización. La prioridad es garantizar que los agricultores reciban el apoyo necesario para recuperar sus cultivos y minimizar el impacto económico de las tormentas.

Las recientes tormentas subrayan la importancia de los seguros agrarios en la protección de las inversiones agrícolas. El sistema español de Seguros Agrarios Combinados ofrece una variedad de coberturas que permiten a los agricultores enfrentar situaciones adversas como la que se ha vivido en las últimas semanas. El sector agrícola es especialmente vulnerable a los caprichos del clima, y contar con un seguro adecuado puede marcar la diferencia entre la recuperación y la ruina financiera.seguros

Agroseguro ha enfatizado la necesidad de que los agricultores revisen sus coberturas y consideren las opciones disponibles para proteger sus cultivos. La frecuencia y severidad de los eventos climáticos extremos parecen estar en aumento, y estar preparado es fundamental para asegurar la continuidad de la actividad agrícola.

Las tormentas de la pasada semana han dejado una huella profunda en el campo español, afectando miles de hectáreas y causando pérdidas millonarias. Mientras las labores de evaluación y peritación avanzan, queda claro que el sector agrícola necesitará tiempo y apoyo para recuperarse. La solidaridad y la resiliencia de los agricultores, junto con el respaldo de las instituciones, serán clave para superar este difícil momento.

Las autoridades y los organismos de seguros continúan trabajando para ofrecer soluciones rápidas y efectivas. El desafío ahora es no solo enfrentar los daños inmediatos, sino también preparar al sector agrícola para futuras eventualidades, en un entorno climático cada vez más impredecible.



Share This