José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

 

  • El Grupo AN tiene cerca de un 22% de su actividad en Castilla y Leon, con 30 cooperativas socias

El Grupo AN es una cooperativa agroalimentaria de segundo grado cuyo origen se sitúa en Navarra en 1910. En la actualidad está compuesto por 160 cooperativas socias que engloban a cerca de 42.000 agricultores y ganaderos. Tiene presencia en 8 comunidades autónomas y emplea a unas 1.680 personas.

Se dedica a la comercialización de los productos de sus socios (cereales, frutas y hortalizas, carne, principalmente de pollo y pavo) a los que, además, suministra todo aquello que necesitan para realizar su trabajo en el día a día (semillas, abonos, fitosanitarios, piensos, carburantes, seguros). Cuenta con industrias propias para aportar valor añadido a la producción de sus cooperativas socias. En el último ejercicio (2018-19) facturó 1.353 millones de euros.

En Castilla y León, su estructura se articula a través de la cooperativa de segundo grado Valduebro, que, con sede en la localidad leonesa de Valencia de Don Juna, aglutina la actividad de más de 20 cooperativas socias de la misma y más de 4.000 agricultores, siendo reconocida en 2017 como entidad asociativa prioritaria regional.

El grupo en la actividad desarrolla una importante actividad agrícola y ganadera en la región en la que el cereal tiene un peso importante pero sin olvidar otras actividades como la instalación de procesamiento de carne de ave en Ávila o de hortícolas en la localidad vallisoletana de Olmedo. De todo ello hablamos con el director general, Alfredo Arbeloa

 

¿Qué carácter diferencial aporta el Grupo AN al cooperativismo de Castilla y León?

Fundamentalmente, dos valores: por un lado, somos una cooperativa de segundo grado que tiene carácter supraautonómico, lo que nos da una perspectiva más amplia del cooperativismo por la experiencia que nos aporta estar presentes en varias comunidades autónomas. Esto nos permite conocer mejor tanto los problemas que se puedan presentar en distintos lugares como las posibles soluciones, para después aportar esa experiencia en Castilla y León. Por otro lado, somos una cooperativa multisectorial, con actividad en diversas áreas: cereales, hortícola, avícola, suministros, y aportamos a la región el valor de desarrollar todas nuestras actividades a nivel nacional.

 

¿Sigue faltando más unión, más cooperativismo, entre los agricultores y ganaderos para ganar peso en la cadena alimentaria?

Sí, es verdad que sigue faltando unión. Todo el mundo tiene claro que la integración es beneficiosa y que es muy importante tener dimensión porque es la manera de reducir costes y de aumentar la capacidad de negociación ante proveedores y clientes. Pero, a la hora de la verdad, cuesta mucho dar los pasos por varios motivos: porque se juntan distintos modelos de gestión, por diferencias en el concepto de cooperativismo, por razones culturales… Así que sería necesario un cambio de mentalidad, porque cuando colaboras con otro está claro que renuncias a algo, cedes una parte de tu poder y creo que esa es la parte que a algunos puede darles un poco más de miedo. En lugar de centrarse en ese posicionamiento, habría que valorar todo lo positivo que tiene cooperar y ganar volumen.

 

El cereal es el gran protagonista del trabajo de la cooperativa en esta región, pero tampoco faltan iniciativas en otros sectores como el matadero de Ávila o la planta de Iberfresco en Olmedo.

Al ser una cooperativa multisectorial lo que hacemos es buscar soluciones para todos nuestros agricultores y ganaderos, sea cual sea el sector en el que desarrollen su actividad. Por lo tanto, el cereal para nosotros es muy importante, pero también lo son hortícola y avicultura, así como el resto de nuestras actividades. Lo que pretendemos siempre es dar soluciones que aporten valor  a nuestros agricultores y ganaderos y, si para eso tenemos que realizar inversiones, las hacemos tanto en industria como en campo.  

 

interior del centro de selección de semillas de Villamartín de Campos, Palencia.¿Cuáles son los nuevos proyectos del Grupo AN en Castilla y León?

Nuestro proyecto actual consiste en consolidar lo que ya tenemos y en seguir aumentando nuestro volumen e integrar cooperativas. En los últimos años hemos realizado inversiones, como las mencionadas en el centro de procesamiento de pavo de Ávila o en la congeladora de Iberfresco, en Olmedo. Hemos construido un centro de selección de semillas en Villamartín de Campos, almacenes en Urdiales de Páramo y San Pedro Bercianos y vamos a ampliar el secadero de Valencia de Don Juan. La idea de todas estas inversiones y las que puedan llegar es ser competitivos para dar un buen servicio a nuestros socios.

 

Son desde hace años socios de Vitartis. La actividad de la asociación en qué contribuye a la del Grupo AN.

El Grupo AN tiene cerca de un 22% de su actividad en Castilla y Leon, con 30 cooperativas socias. Es un volumen muy importante y, por eso, estar en contacto con universidades y centros tecnológicos de la región nos parece fundamental, así como colaborar con otras empresas. Para ello, Vitartis es el instrumento adecuado: un clúster que potencia esas relaciones, que dinamiza, pone en contacto y aporta valor a las empresas. En el año que llevamos trabajando con Vitartis estamos muy satisfechos: nos plantean muchísimas posibilidades y vemos que hay un gran potencial para trabajar en cooperación, por lo que este próximo año queremos reforzar esa relación. Tenemos proyectos de innovación en Castilla y León y creemos que a través de Vitartis podemos desarrollar más en algo tan importante como la innovación colaborativa.

Tags: