Antonio Álvarez Rodrigo - Agronews CyL
  • El candidato de AGIM-COAG en las elecciones a la Cámara Agraria de Madrid critica la falta de ayudas para el relevo generacional

  • “La administración ha dejado fuera a la mitad de solicitantes por falta de presupuesto”

Hombre de campo y natural de Villaconejos, el pueblo de los melones, José Carlos Velasco es el cabeza de lista de AGIM-COAG para las elecciones en la Cámara Agraria de Madrid que tendrán lugar el próximo 2 de abril. Estos días tiene dos dilemas que añadir a sus quehaceres: convencer al censo y lidiar con los cortes de agua. Precisamente por este asunto empezamos en la entrevista que ha concedido a AGRONEWS donde repasa los problemas que aquejan al olvidado campo madrileño.

-Usted es agricultor profesional en la zona de Villaconejos ¿Qué tipo de explotación tiene?

-Tengo una explotación muy variada: olivar, viñedo, cereal, hortícola, melones… cualquier cosa que te puedas imaginar, la siembro. Tengo unas 200 hectáreas.

-Hace una semana, desde su organización denunciaron la crítica situación en la que quedarían los agricultores madrileños de colza, cebada y alfalfa por la crisis del agua en la cuenca del Tajo. ¿Cómo está el asunto?

-Mal y cada día peor. La Confederación Hidrográfica del Tajo ha dicho que cierra la Real Acequia del Tajo y ¡con dos narices que la han cerrado!

-¿Qué motivos les ha dado?

-Muchas. Pero lo que pensamos es que están trasvasando agua del Tajo al Segura, agua que nos corresponde a nosotros. Porque lo que se debe trasvasar es el sobrante; no que si sobra nos vaya a nosotros.

-¿Cuántos son los agricultores afectados?

-Unos mil agricultores.

“¿Por qué nos recortan agua? En Murcia, contando los campos de golf, hay muchos votos. En Madrid somos pocos”

-¿Y por qué cree que les están ‘recortando’ a ustedes agua?

-¿La verdad? Porque todo esto se convierte en votos. Lo han hecho todos los gobiernos. Los votos de los agricultores de Madrid son muy pocos y los de Murcia, contando que ellos tienen campos de golf, son muchos. No sé por qué ellos tienen que tener la llave.

-¿Insinúa que también se trasvasa agua para campos de golf?

-Sí, porque según tengo entendido el 80% es para agricultura y el resto para otros menesteres.

-Da la sensación de que de los agricultores y ganaderos de Madrid son los grandes olvidados…

-De nosotros no se acuerda nadie. Me vuelvo a repetir: somos pocos y por lo tanto, somos pocos votos.

-Entonces lo que les queda es la reivindicación. ¿Hacen ruido suficiente?

-No, porque el agricultor es una persona muy tranquila y no le gusta venir a la capital. Cuando hace ruido es que ya no puede sujetarse. Algunos me dicen que el agricultor es demasiado bueno.

“La administración carece del personal suficiente para que los trámites sean más rápidos”

-¿Cuáles son los principales problemas para los agricultores de esta Comunidad?

-El agua es un problema serio. Un segundo problema es que la administración central carece del personal suficiente para que los trámites sean más rápidos y todo funcionase mejor. Y en tercer lugar, que a pesar de estar en la capital no tenemos facilidad para llegar a los canales cortos de distribución, como pueda ser Mercamadrid.

-¿Qué propuestas tienen para este último asunto?

-Hablar con el Ministerio y la Comunidad para que incluyesen a los alimentos de Madrid en los canales cortos de distribución. Creo que es algo fácilmente realizable por proximidad.

-¿Y los problemas de los ganaderos?

-Está peor que la agricultora. Tienen unos problemas bestiales con la sanidad animal. Y ahora con la sequía peor, porque desde hace dos meses que sufren la falta de pastos y de agua… y si quieren alimentar a sus animales, tienen que comprar pienso.

“Los lobos no son el principal problema de la ganadería de Madrid”

-¿Y qué me dice de los ataques de los lobos?

-Está aumentado. Pero no es el principal problema de la ganadería que en Madrid lleva desapareciendo desde 1994. Entonces había 2.000 explotaciones de vacuno de leche y en la actualidad creo que quedan 12. Si hablamos del ovino, en Madrid ha desaparecido porque no hay pastores. Y el caprino se mantiene porque hay una raza de cabras, la de Guadarrama, que tiene una asociación que lo mantiene. Mientras que los ganaderos de vacuno de carne, muchos nos son profesionales: el tener 20 vacas en el monte… Nosotros abogamos por el profesional, por el que sus ingresos procedan principalmente de la agricultura y la ganadera. Y no un complemente para luego irte de vacaciones.

-¿Por qué hay tantos agricultores y ganaderos a tiempo parcial en Madrid?

-Porque en la Comunidad se apostó en su momento por este modelo. ¡Que todo el mundo tiene derecho! Pero a la hora de solicitar ayudas entran en competencia desleal con los profesionales del sector. Ahora no hay prioridad por los 2.500 que en Madrid están cotizando a la seguridad social agraria.

“En la Comunidad de Madrid, en los últimos años ha habido unas 50 solicitudes al año y la administración pública ha dejado fuera a la mitad”

-Entonces, ¿cuáles son los retos a corto plazo para el sector en Madrid?

-Permitir que los jóvenes puedan acceder a las explotaciones. Que se les dé garantías, no solo de crédito, sino también de acceso a la tierra. Los chavales necesitan tierras sobre las que instalar sus explotaciones. En la Comunidad de Madrid, en los últimos años ha habido unas 50 solicitudes al año y la administración pública ha dejado fuera a la mitad por falta de dotación presupuestaria. No se puede permitir. ¡Si hace falta recortar de otros sitios, que recorten!

-¿Qué partida presupuestaria destina el gobierno de Madrid al relevo generacional?

-Es un millón de euros, que no es una cantidad ridícula. La historia es que hay jóvenes que acceden con inversiones importantes. Por lo que hay que dar una vuelta de tuerca para garantizar las ayudas a los chavales que se van a quedar con la explotación de sus padres. Desde 2010 no está habilitado el cese anticipado de la actividad agraria. Entonces, si la forma es acceder a través de los planes de incorporación, facilitémoslo, necesiten 3.000, 5.000 o 10.000 euros. El tema es que a la administración le encanta las de ciclo cerrado, es decir, las que tiene producción, transformación y venta en la misma explotación. Pero no todas pueden ser así. Por eso hay que darle una vuelta a los textos de las ayudas para que todos los jóvenes puedan entrar. Sin dinero no pueden empezar y muchas veces los préstamos están ligados a la resolución de las ayudas.

“Desde el 2010 se está devolviendo parte del presupuesto (del PDR). Estamos temblando porque Bruselas nos va a penalizar”

-Desde otras organizaciones también se han quejado de la mala gestión de los fondos de los PDR en Madrid. ¿Comparten desde AGIM-COAG las críticas?

-No sabemos dónde va el dinero .Pero lo que está claro es que desde el 2010 se está devolviendo parte del presupuesto. Estamos temblando porque Bruselas nos va a penalizar por no invertir este presupuesto. Que muchas veces viene derivado por la falta de personal en la administración al que hacía alusión anteriormente: como no se publican las líneas de ayudas, no se ejecutan y por lo tanto no se gasta el presupuesto asignado. Por ejemplo, hasta en dos ocasiones no se ha publicado la ayuda a los jóvenes. ¡No puede ser en una comunidad como Madrid!

“Apostamos por la compra pública de alimentos para hospitales, colegios, residencias de mayores, centros de gestión pública…”

-¿Por qué tienen que votar por AGIM-COAG?

-Porque somos la única organización agraria que apuesta por el agricultor y ganadero profesional que vive de la renta agrícola y ganadera. El resto apuesta también por otro tipo de explotaciones, que es loable que las tenga. Queremos que se garantice el acceso a los jóvenes a las explotaciones no solo con ayudas, sino también con un banco de tierra para que puedan dimensionar sus explotaciones. También porque debemos garantizar un sistema de comercialización en canales cortos porque somos los agricultores y ganaderos que estamos más cerca del mayor mercado de consumidores de España. En este sentido, reduciríamos la huella de carbono. Aprovechando esto, también apostamos por la compra pública de alimentos para hospitales, colegios, residencias de mayores, centros de gestión pública… Abogamos por programas agroambientales, y somos los únicos, para reconvertir explotaciones convencionales en explotaciones más compatibles con el medio ambiente y que el ecológico sea un valor diferencial de los productos de Madrid. Y evidentemente porque pedimos una precios justos y porque exigimos tener un plan de contingencia para soluciones los problemas de riego.

-El próximo día 2 son la elecciones a la Cámara Agraria de Madrid, un organismo que en otras comunidades ha desparecido. ¿Tiene sentido en Madrid?

-Sí, porque la labor que realiza es buena. Aunque sus funciones son limitadas, están claras: es la que se encarga de la red antigranizo, de la gestión de los pastos y de los seguros agrarios. La administración pública la utiliza para hacer gestiones de vital importancia para el agricultor y ganadero. Tiene un papel más relevante.