Agronews Castilla y León

Andalucía cuenta con un fuerte sector agrícola y ganadero, cuya producción y renta agraria supusieron en 2018 el 25% (13.230,55 M€)[1] y el 34% (10.006,05 M€)1 del nacional respectivamente, por lo que juega un papel clave en la economía y vertebración del territorio.

Sin embargo, dicha contribución no es reconocida y retribuida como es debido, produciéndose, incluso, según los datos provisionales de la estimación de renta agraria para 2018, una bajada del 5% con respecto al año anterior, siendo ésta una de las principales razones por las que los jóvenes no quieren hacerse cargo de las explotaciones agrícolas, lo que está incidiendo negativamente en el necesitado relevo generacional (prácticamente el 60% de los titulares de las explotaciones tienen 55 años o más).

Evolución de la producción y renta agraria en Andalucía de los diez últimos años

Elaboración propia a partir de datos del informe de “Macromagnitudes Agrarias de Andalucía” de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural (Junta de Andalucía). *Datos provisionales.

 

Así mismo, el comportamiento de los precios en destino y su evolución desde el origen a lo largo de la cadena de valor marcan, tanto la rentabilidad de las explotaciones agrarias, como el poder adquisitivo del consumidor final. Y se da la circunstancia de que existe una acusada desigualdad en dicha cadena, ya que solo una cuarta parte del valor añadido corresponde al agricultor[2].

Todo ello conlleva a que el sector productor, en la mayoría de los casos, obtenga una rentabilidad negativa, con precios percibidos por debajo de los costes medios de producción. De hecho, en los últimos diez año, se han dado precios en origen que han alcanzado unos valores, en algunos productos, hasta cinco veces menor que en destino, incluso a pesar de que en el periodo de los diez últimos años han aumentado, tanto en volumen (35,6%) como en valor (43,2%), las exportaciones andaluzas, tendencia que no se ve reflejada en el precio percibido por el productor.

Diferencia de precios en destino-origen (2009-2019).

Elaboración propia a partir de datos de la Unión de Consumidores de España (UCE), la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU) y la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG).

 

Evolución de las exportaciones agroalimentarias andaluzas (2008-2018).

Elaboración propia a partir de datos del ICEX

 

 

¿Qué es lo que ocurre? Pues que, a diferencia del sector productivo, la distribución comercial se encuentra más concentrada, determinando el funcionamiento del resto de la cadena de valor, que condiciona de forma directa la rentabilidad de los eslabones más débiles por medio de sus decisiones y posicionamientos. En muchos casos, el precio en origen se conforma a partir del precio en destino, debido al mayor poder negociador de los eslabones finales y a su elevada concentración, por lo que la capacidad de influir en los problemas de los eslabones anteriores es muy considerable.

En este sentido, desde ES Andalucía apostamos por adoptar estrategias dirigidas a conseguir agrupar la oferta, fomentando el asociacionismo o cooperativismo entre los agentes de producción, puesto que las cooperativas, a diferencia de otras fórmulas empresariales, juegan un papel importante a la hora de mantener el equilibrio en la cadena de valor, por su poder de influencia y negociación.

Además, es imprescindible mantener un modelo de producción y comercialización fundamentado en la excelencia y calidad del producto y, de esta forma, poder mejorar la comercialización y, en definitiva, la rentabilidad.  Así como, fomentar la exportación e internacionalización que aporten valor añadido al producto y a toda la cadena de valor. El modelo cooperativo lucha por la calidad de los productos y favorece la seguridad alimentaria al defender valores de sus socios y productos locales frente a otros modelos empresariales que priman el lucro.

Por otro lado, consideramos fundamental que las autoridades responsables tomen medidas a corto plazo, como los sistemas de autorregulación del mercado o, como propone Copa-Cogeca, la creación de una agencia para asegurar una cadena más transparente y justa, y otros que permitan revalorizar la imagen del producto y mantener las estructuras productivas de las numerosas zonas rurales dependientes del sector agrícola y ganadero tan extendido en nuestra región, poniéndolas en valor y evitando la despoblación.

También es importante impulsar la formación e información de los consumidores finales, con transparencia en el etiquetado, referencias a los beneficios de la dieta mediterránea y el uso de Denominación de Origen y sellos de calidad. 

 

 

PRODUCCIÓN

RAMA AGRARIA

RENTA AGRARIA

2008

10.684,77

8.403,95

2009

9.492,34

7.424,17

2010

9.998,67

7.905,79

2011

9.576,53

7.324,54

2012

9.769,36

7.174,65

2013

9.573,34

6.679,82

2014

11.014,12

8.126,79

2015

11.738,66

8.656,42

2016

12.785,92

9.758,58

2017

13.579,81

10.502,32

2018*

13.230,55

10.006,05

INCREMENTO

2018-2008

19,2%

16,0%

DIFERENCIA

2017-2018

-3%

-5%

 

Elaboración propia a partir de datos del informe de “Macromagnitudes Agrarias de Andalucía” de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural (Junta de Andalucía). *Datos provisionales. 

AÑO

VALOR (M€)

VOLUMEN (T)

2008

6.072,82

4.944.102,05

2009

5.487,05

4.994.038,73

2010

6.106,85

5.062.923,99

2011

6.525,65

5.851.317,72

2012

7.105,18

5.877.232,35

2013

7.629,57

6.080.664,42

2014

8.428,41

6.858.825,36

2015

8.951,91

6.670.954,15

2016

10.033,69

7.064.583,52

2017

10.962,02

7.409.246,25

2018

10.697,33

7.680.458,58

2018-2008

43,2%

35,6%

 

Elaboración propia a partir de datos del ICEX

 

[1]Dato estimación de la producción de la rama y la renta agraria de 2018 de la consejería de agricultura, pesca y desarrollo (estimación enero 2019).

[2]Datos del Informe “la actividad agrícola y el reto de la rentabilidad” realizado por el Comité Económico Social Europeo (CESE).