José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

La sala "Pablo Iglesias" de la sede de la Unión General de Trabajadores, UGT, en Valladolid ha sido el lugar elegido para la presentación del estudio realizado sobre la "mejora de la competitividad mediante el ahorro energético en el medio rural: explotaciones agrarias y sistemas de riego"

María Galiñanes, del departamento de Proyectos de Grupo Método, ha desgranado los objetivos y resultados del informe destacando el esfuerzo realizado por el sector agrario por modernizarse buscando siempre una mejora de la rentabilidad que tienen en el ahorro energético un aspecto fundamental

"La electricidad sigue aglutinando buena parte del consumo de energía del sector agrario con un 75,5%, seguida de lejos por el gasóleo con un 76,61%. Esa fuerza se consume mayoritariamente por la maquinaria agrícola con un 39,55%, seguida del mantenimiento de las ganadería con un 32,77%, los sistemas de riego con un 18% y las comunidades de regantes que aglutinan el 9,60%", afirmó Galiñanes

La principal recomendación para el ahorro energético en el caso de la maquinaria "pasa por elegir la que se adecué a nuestras necesidades reales, destacando, en el caso del tractor como la optimización de su uso puede permitir hasta un ahorro del 20% en energía si tenemos en buen funcionamiento los filtros, un buen mantenimiento de la transmisión, los frenos, la dirección... En el uso de maquinaria debemos adecuar la potencia del tractor a los aperos que usemos, así como el tipo de neumático, presión de inflado de este..."

Otro aspecto básico para lograr esa reducción del uso de energía y lograr una mayor rentabilidad en la explotación pasa por ser más eficiente en el riego, recordando que en Castilla y León el 80% del agua destinada a la agricultura se obtiene de sondeos, que el 50% de las explotaciones están integradas en comunidades de regantes o que el 65% de los sistemas de riego tienen un elevado consumo energético, aseguraba esta técnica. "Aquí la mejoría debe pasar por una buena planificación del riego, realización de una auditoría energética, usos de sistemas automatizados, un buen mantenimiento de los sistemas de riego, contratación de la potencia adecuada, empleo de energías renovables en los sondeos..., así como una evolución de los sistemas de gravedad a la aspersión o el goteo, más caros inicialmente pero que permiten ahorro de agua que siempre va unido a reducción de los costes"

Por lo que se refiere a las explotaciones ganaderas, María Galiñanes destacó como el 80,5% de ellas han implementado medidas de ahorro y eficiencia energética en aspectos como un correcto aislamiento, apuesta por una iluminación eficiente, usando luces led, por ejemplo, o el uso de energías renovables, señalando que aquí la biomasa cada vez tiene una mayor cabida, sin olvidar le empleo de baterías de condensadores y el empleo de maquinaria en periodos tarifarios de menor coste.

 

Sección: