Agronews Castilla y León

El estado fenológico dominante del cultivo de la remolacha en Andalucía, según se desprende del informe de la Red de Alerta e Información Fitosanitaria, durante este mes de febrero ha pasado desde el estado “BBCH: 31-33” (10-30% suelo cubierto), registrado a principios de mes, hasta el estado “BBCH: 36-39” (61-90% suelo cubierto) registrado a finales de febrero en Sevilla.

Dada la amplitud de las fechas de siembra, desde primeros de octubre hasta finales de diciembre, el estado fenológico difiere mucho de una parcela a otra. Las más tempranas (siembras de octubre) han estado entre los estados fenológicos “BBCH: 39” (100% suelo cubierto) y “BBCH: 41-43“ (10-30% tamaño raíz estimado); mientras que las más tardías (siembras de diciembre) se han encontrado entre los estados fenológicos “BBCH: 15” (5 hojas desplegadas) y “BBCH: 19” (9 hojas desplegadas).

El hecho más destacado de este mes de febrero han sido las temperaturas, las cuales han sido superiores a lo habitualmente registrado este mes en nuestra comunidad. La temperatura media ha sido un 21% superior a la temperatura media histórica, la temperatura media de las máximas ha sido un 11% superior al histórico, y la temperatura media de las mínimas ha sido un 55% superior a las habituales para este mes. A nivel autonómico, la lluvia registrada en febrero ha sido un 12% inferior a la media histórica. En todas las provincias, excepto en Huelva, se han recogido menos lluvia de lo que suele ser habitual durante este mes. Este mes de febrero ha sido algo más seco y cálido de lo habitual.

Actualmente el cultivo se encuentra, en general, con un buen desarrollo vegetativo y fitosanitario. En cuanto a plagas y enfermedades la incidencia de éstas ha sido baja por lo general.

En referencia a cleonus (Temnorhinus mendicus), esta campaña, en Cádiz, no se han colocado trampas para capturar adultos de esta plaga; mientras que, si se han colocado en Sevilla, donde se empezaron a registrar capturas de adultos la segunda semana de febrero. Los niveles de capturas de adultos han sido muy bajos durante todo el mes, con un acumulado de solo 0,05 adultos/trampa y día.  

La presencia de lixus (Lixus scabricollis) ha sido insignificante en Cádiz, con menos de 0,3 adultos/U.M. (Unidad de Muestra=50 plantas); mientras que en Sevilla ésta ha sido algo mayor, alcanzándose, a finales de mes, unos niveles de la media provincial de casi 3 adultos/U.M.

Respecto a individuos de cásida (Cássida vittata)en Sevilla se ha registrado, a final de febrero, una media provincial de más de 38 adultos/U.M. y 29 huevos+larvas/U.M. Mientras que en Cádiz ésta ha sido mucho menor, con 8 adultos/U.M. y 4 huevos+larvas/UM. En ambas provincias remolacheras se han tenido que realizar, en algún momento y parcela puntual, tratamiento insecticida para controlar esta plaga en las que superaron el respectivo umbral de tratamiento.

La presencia de larvas de noctuidos defoliadores (Spodoptera spp.) ha sido prácticamente nula en ambas provincia, registrándose valores inferiores a 0,2 larvas pequeñas/U.M.

Los primeros pulgones sobre el cultivo se detectaron en Sevilla a primeros de febrero, y en Cádiz a mediados; con unos registros de presencia muy bajos, con medias provinciales que no han superado las 1,7 colonias (>25 pulgones) /U.M. en Cádiz, y 1 colonia/U.M. en Sevilla.

Los niveles de cercospora (Cercospora beticola) han sido muy bajos durante febrero, siendo más elevados en Sevilla; donde se registró una media provincial, a final de mes, del 3,9% de hojas intermedias con presencia; mientras que en Cádiz el máximo valor de la media provincial ha sido del 0,7% registrado a principios de febrero. En ambas provincias se ha tenido que realizar tratamiento fungicida en las parcelas que superaron el respectivo umbral de daño. Con las actuales condiciones meteorológicas, favorables para su desarrollo, se recomienda seguir la evolución de esta enfermedad muestreando periódicamente el cultivo.

No se observa aún presencia de roya (Uromyces betae) oídio (Erysiphe betae) en el cultivo.

Sección: