Agronews Castilla y León

Son cada vez más los inversores que ven la compraventa de fincas rústicas como una oportunidad económica, pero ¿cómo puedo adquirir una de esas propiedades sin tener sobresaltos posteriormente?, a continuación te damos siete consejos para evitar sorpresas desagradables.

El primero es informarte de quien es el propietario y si existen cargas sobre la finca para lo que los más rentable es solicitar una nota simple al Registro de la Propiedad correspondiente al término municipal donde esté la finca, en ella constará quien es el propietario y si existe algún usufructo quién es el usufructuario, que será la persona que puede utilizar la finca, y por tanto conocer si el que te quiere vender la finca tiene alguna limitación para la venta así como cargas, hipotecas, embargos o servidumbres sobre la misma.

Otro tema clave es conocer si la finca esta arrendada o existe algún ocupante en la misma, sin olvidar la situación en la que se encuentran las instalaciones vinculadas a la misma. Para esto, quizás, una de las mejores fuentes de información  pueden ser los propios agricultores de la zona

Algo que puede parecer una perogrullada, pero que no lo es, realiza el contrato por escrito. Este sistema, aunque los verbales también pueden ser válidos, nos va a dar una completa seguridad jurídica e incluye en él toda la información posible. Recuerda, firmar todas las hojas del mismo para evitar la picaresca. Un tema clave que se debe incorporar o no en el acuerdo que se alcance entre comprador y vendedor es que sucede con los derechos de pago básico de la Política Agrícola Común que el desarrollo de la actividad agraria sobre la tierra han generado y que, conviene señalar, son propiedad del agricultor que ha laborado las citadas parcelas. Por tanto, y en lo que se refiere a estas ayudas comunitarias es muy importante describir cada uno de los derechos con su numeración y que se transmiten junto con la finca. Subrayar que el vendedor tendrá que firmar la cesión en el periodo de realizar la PAC, tradicionalmente entre el 1 de febrero y el 30 de abril de cada año, y te aconsejamos que añadas alguna cláusula que penalice los perjuicios por si no lo hace en plazo establecido a tal efecto.

Conocer la superficie real de la finca es otro aspecto fundamental antes de llevar a cabo la adquisición de la misma. Lo más seguro es un informe pericial pero en la actualidad se pueden usar otros mecanismos más novedosos como puede ser una fotografía del SIGPAC o el más tradicional mapa del catastro

Informarse y comprobar si es la finca rústica de regadío que pretendemos comprar cuenta con la correspondiente concesión de riego, así como el volumen y la superficie que se puede regar.

Y finalmente, establecer claramente los gastos e impuestos que paga cada parte: quien va a pagar al Notario, el Impuesto de transmisiones patrimoniales y el Registro de la Propiedad.

Sección: