Agronews Castilla y León

En una época de incertidumbres como la actual parece que la compra venta de fincas rústicas se ha convertido en un sector refugio para los inversiones que ven en las mismas una estabilidad y seguridad que no ofrecen otros sectores. Sin embargo, en este pequeño artículo te vamos a advertir de siete peligros que pueden aparecer en esas adquisiciones.

El primer gran problema que puede aparecer y aunque parezca una simpleza total es la propia superficie de la finca. Por lo que es muy aconsejable informar de la superficie real de las mismas para lo que se puede solicitar un certificado en el catastro o recurrir a una fotografía del SIGPAC. Aunque, finalmente, siempre tenemos que recurrir a una medición pericial georreferenciada como se nos demandará, obligatoriamente, a la hora de escriturar la misma.

Es importante conocer la “contaminación” de la misma, especialmente si sobre ella se han desarrollado actividades industriales, por lo que es importante la realización de un estudio ambiental por parte de un perito experto en la materia

Si lo que vamos a adquirir es una finca de regadío que cuenta con el correspondiente pozo conocer la concesión que tiene concreta para regar, así como el canon que se debe abonar y que el propietario se encuentre al corriente de pago de todos los gastos con la Confederación Hidrográfica o la Comunidad de regantes.

Otras de las sorpresa más habituales es que una vez comprada la finca descubramos que está arrendada así que es muy importante investigar esta situación, sin olvidar visitarla previamente para ver como se encuentra, especialmente si tiene algún tipo de leñoso en ellas como puede ser viñedo o algún frutal. En caso de que esté arrendada es importante que el propietario nos muestre los contratos existentes para ver su duración, características del contrato…

En todo caso conviene informarse a través de otros agricultores de la zona si la finca está siendo cultivada por un tercero, o de cualquier dato que nos pueda revelar la `posible existencia de un arrendatario, pues en este caso aunque el propietario no lo señalase en notaría el arrendatario podría tener derecho de retracto y tener preferencia para adquirir la finca (aunque en este caso te devolvería todos los gastos invertidos en la compra y el precio de la misma), aunque también es cierto que en ese caso puedes anular la compraventa e incluso el vendedor podría cometer delito de estafa

Debemos evitar adquirir una finca que pueda tener cargas previas por lo que es clave reclamar una nota simple al registro de la propiedad del municipio en el que se encuentre, especial atención hay que prestar a hipotecas o servidumbres.

Es fundamental informarse de la cuantía del Impuesto de Bienes Inmuebles, el famoso IBI, a pagar por la finca que estamos adquiriendo por lo que se puede solicitar al vendedor el recibo de los últimos cinco años.

Finalmente, comprueba que la finca no está comprendida en un espacio protegido (parque natural) o zona especialmente sensible (Red natura 2000), ya que esto afecta de forma directa al uso que podamos hacer de la misma.

Sección: