Ángela Gozalo - Agronews CyL

 

  •  ​La formación morada propone el taxi rural, la economía circular, productos de calidad, ganadería ecológica y venta directa como fijadores de población

  • "Hay que escuchar a las personas que viven en el mundo rural, ellos son los que conocen las soluciones”  

“La despoblación es un problema político y sistémico, hay que escuchar a las personas que viven en el mundo rural porque ellos son los que conocen las soluciones”, señaló Virginia Hernández, alcaldesa de San Pelayo (Valladolid), con 51 habitantes censados, al arrancar el acto en el que participó en la tarde de ayer en el CC Casa Cuna junto a Marta Santos y Rocío Anguita, candidatas de Unidas Podemos al Congreso de los Diputados por Valladolid, y Vanessa Angustia, ex senadora por Unidas Podemos Pontevedra y candidata, de nuevo, a la Cámara Alta. “La gente no se ha ido, la gente ha sido expulsada porque, para el mercado, el mundo rural es disfuncional y hemos venido a hablar de soluciones, que es de lo que nunca se habla” añadió la alcaldesa.

La formación morada exigió que “todo el mundo tenga derecho a los mismos servicios públicos viva donde viva”, un aspecto básico de su programa. Planteó el acceso a una educación y sanidad de calidad, una red de transporte público que facilite la conexión entre municipios y una mejora integral de las telecomunicaciones en el medio rural como fórmulas para hacer más atractivo el medio rural y acabar con la despoblación. Hernández aseguró que “Valladolid es la evidencia de la falta de voluntad por acabar con este problema”.

En este sentido, Hernández destacó, por ejemplo, la existencia de “un transporte público ridículo cuyos horarios y rutas son totalmente ilógicos. Es básico que se apueste por el taxi rural, porque uno de nuestros grandes problemas es que, a pesar de que los más de 225 municipios de esta provincia están muy próximos los vecinos viven prácticamente aislados”, explicó Hernández. La mejora en las telecomunicaciones es otra de las soluciones que planteó Podemos Valladolid que garantizaría “que una persona que trabaje en el pueblo, desde su casa, compre en el pueblo, vaya al bar a su pueblo y lleve a sus hijos al colegio”. La alcaldesa interpeló así a “algún político que viene a hablarnos de emprendimiento rural, mientras en algunos pueblos de Tierra de Campos no tienen ni 1MB de descarga ni cobertura de telefonía móvil”, añadió.

Marta Santos, número uno de Unidas Podemos al Congreso de los Diputados por Valladolid, apostó por “la economía circular y el empleo verde, por el turismo enológico, de naturaleza y de cultura, por la ganadería ecológica, la venta directa y por los productos de calidad” como formas reales de fijar población en el medio rural. Santos aseguró que “la agricultura extensiva de regadío no es viable a largo plazo y hay que buscar alternativas”. Por su parte, Rocío Anguita, número dos de Unidas Podemos al Congreso de los Diputados por Valladolid, aseguró que «en pueblos a 30 kilómetros de Valladolid nos encontramos con graves dificultades para el acceso a la educación o la sanidad”. Puso el ejemplo de Villanueva de Duero, a solo 15 kilómetros de la capital, donde  el transporte escolar sólo pueden utilizarlo los estudiantes de educación obligatoria, los de Bachillerato o FP no pueden montarse aunque el autocar esté medio vacío», señaló Anguita y añadió: “Se están cerrando consultorios en los pueblos y hay personas que hacen rutas de más de una hora en ambulancia para ser atendidos».

Vanessa Angustia,  ex senadora por Unidas Podemos Pontevedra y candidata, de nuevo, a la Cámara Alta, explicó que no hay por qué “vivir en el campo y tener que cultivar el campo”. Además, señaló que el éxito en la lucha contra la despoblación pasa por «invertir en I+D+I, porque eso recupera el mundo rural en este país, permite ampliar actividades y que los jóvenes se instalen en el mundo rural».

 

La Comunidad se vacía
 

En los últimos diez años, la Comunidad ha perdido casi 300.000 castellanos y leoneses en favor de otras regiones españolas. El 35,6%, 105.184 personas, ha migrado a Madrid en busca de un futuro, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). La pervivencia del medio rural está amenazada porque el relevo generacional se ve comprometido: los que se van de la comunidad cada vez son más jóvenes. Los datos del INE revelan que, en la última década, Castilla y León ha perdido más de 40.000 jóvenes -de entre 25 y 39 años- que han migrado a otras Comunidades, un dato que no tiene en cuenta a aquellos que viven fuera pero no han cambiado su domicilio, y casi 50.000 jóvenes de la misma edad han migrado al extranjero. Según un informe del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona, el 35,5% de los jóvenes con estudios universitarios vive fuera de Castilla y León, más del doble que la media nacional.

Sección: 

Provincias: