Agronews Castilla y León

La guerra en Ucrania está repercutiendo en el suministro mundial de cereales y en sus precios. Según la Oficina Federal de Estadística (Destatis), los precios de importación de los cereales aumentaron un 53,6% en marzo de 2022 en comparación con el mismo mes del año anterior. La última vez que hubo una tasa de variación más alta fue en mayo de 2011 (+74,0% respecto a mayo de 2010). Las subidas de precios se reparten entre todos los tipos de cereales: El trigo se encareció un 65,3% en marzo de 2022 con respecto al mismo mes del año anterior, la cebada, el centeno y la avena también un 65,3% y el maíz un 37,4%. Sin embargo, los precios de los cereales importados ya habían aumentado considerablemente antes de la guerra de Ucrania: desde enero de 2021, las tasas de variación mensuales en comparación con el mismo mes del año anterior han sido sistemáticamente de dos dígitos.

Las razones del aumento de los precios son múltiples: la elevada demanda mundial y la escasez de la oferta debido a las malas condiciones meteorológicas en importantes países productores como Estados Unidos, Canadá, Australia o Sudamérica, los elevados precios de los fertilizantes y el aumento de los costes del transporte y la energía. La guerra de Ucrania ha intensificado aún más el aumento de los precios. Para contextualizar, los precios globales de las importaciones fueron un 31,2% más altos en marzo de 2022 que en marzo de 2021; la última vez que hubo una variación interanual más alta fue en septiembre de 1974, durante la primera crisis del petróleo.

Los precios de exportación de los cereales también aumentaron a un ritmo superior a la media y fueron un 65,4% más altos en marzo de 2022 que en marzo de 2021. El índice de los precios totales de exportación aumentó un 15,9% en el mismo periodo.

En 2021, Alemania importó más de 11 millones de toneladas de cereales, de los cuales sólo el 2% procedía de Ucrania y Rusia.

En 2021 se importaron en Alemania unos 11,4 millones de toneladas de grano por valor de 3.200 millones de euros. En comparación con el año 2020, esto supone un descenso del 7,3% en términos de volumen. En 2020, se importaron 12,3 millones de toneladas de grano por valor de 3.000 millones de euros. El producto más importante para la importación de cereales es el trigo. Con un volumen de importación de 3,9 millones de toneladas, este tipo de grano representa más de un tercio (34,3%) de las importaciones de grano. La República Checa, Polonia y Francia fueron los principales países de origen del trigo en 2021. El 70,7% de las importaciones de trigo proceden de estos países. El maíz es el segundo cereal más importante, con un 26,0% de las importaciones de cereales, seguido de la cebada (13,4%).

 

Tanto Ucrania como Rusia, como importantes exportadores de grano a nivel mundial, desempeñan un papel secundario en las importaciones de grano de Alemania, con una cuota del 1,9% y el 0,1% respectivamente.

En 2021 se exportaron desde Alemania 11,7 millones de toneladas de grano por valor de 2.800 millones de euros, un 8,2% menos que el año anterior en términos de volumen. Alemania es un importante exportador de trigo. El trigo (incluido el morcajo) representó el 60,7% del volumen total de las exportaciones de cereales de Alemania en 2021. Se exportaron 7,1 millones de toneladas de trigo por valor de 1.700 millones de euros. Los principales países de destino fueron Argelia, los Países Bajos y Bélgica: el 61,3% de las exportaciones alemanas de trigo se dirigieron a estos países.

La elevada demanda nacional e internacional impulsa los precios de los cereales al productor

La fuerte subida de los precios de producción de los productos agrícolas también se debe, entre otras cosas, al aumento de los precios de los cereales. En marzo de 2022, estos eran un 70,2% más altos que en el mismo mes del año anterior y, por tanto, se han encarecido más que en junio de 2011 (+87,8% respecto a junio de 2010). Las subidas de precios se reparten entre todos los tipos de grano. El trigo pan se encareció un 69,9% en marzo de 2022 respecto a marzo de 2021, el trigo forrajero un 64,5%, el centeno panificable un 86,1%, el maíz grano un 54,8% y la cebada cervecera un 80,2%. Esto continuó la tendencia de los meses anteriores. El factor decisivo para el aumento de los precios de los cereales es la escasez de la oferta frente a la elevada demanda tanto en el país como en el extranjero. La guerra de Ucrania ha intensificado aún más el aumento de los precios. A modo de comparación, los precios de producción de los productos agrícolas aumentaron un 34,7% interanual en marzo de 2022.

 

En 2021 se cosecharon 42 millones de toneladas de grano, la mitad de ellas de trigo.

Los agricultores cosecharon alrededor de 42,4 millones de toneladas de grano en Alemania en 2021. Así, el volumen de la cosecha fue un 2,1% inferior al del año anterior. El cereal más importante en este país es el trigo, con 21,5 millones de toneladas cosechadas y una superficie cultivada de 2,9 millones de hectáreas. La cebada, que se utiliza como alimento para el ganado y como cebada cervecera, entre otras cosas, le sigue en segundo lugar. En 2021 se cosecharon 10,4 millones de toneladas de cebada. Una superficie de 1,5 millones de hectáreas se destinó al cultivo.

 

El grado de autosuficiencia en cereales es muy variable

Según la Agencia Federal de Agricultura y Alimentación (Bundesanstalt für Landwirtschaft und Ernährung, BLE), el grado de autoabastecimiento de cereales en Alemania varía mucho: por ejemplo, es muy alto en el caso del trigo blando, con un 125 %, o de la cebada, con un 113 %. En cambio, el maíz en grano (59 %) o el trigo duro (15 %), necesario para la producción de pasta, entre otras cosas, tienen un grado de autosuficiencia menor. Si el grado de autoabastecimiento es inferior al 100%, Alemania depende de las importaciones.

Sección: