Agronews Castilla y León

La Sociedad Española de Agricultura Ecológica, SEAE, y la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León organizan en Valladolid, los próximos 5 y 6 de octubre, las Jornadas "Innovaciones agroecológicas en cultivos extensivos y legumbres"

Programa completo: triptico-valladolid-final.pdf

Tres son los objetivos fundamentales que se marca este encuentro:

• Intercambiar resultados sobre el cultivo ecológico en tierras arables
• Analizar y debatir formas de multiplicar y difundir las prácticas innovaciones
• Proponer medidas para impulsar la diversificación de los cultivos en tierras arables

España dedica más de 452.203 has a los cultivos en tierrasarables, entre los que destacan los cereales con 209.000 ha, el barbecho con 151.478,7479 y las leguminosas con casi 40.000 ha. A estos le siguen en importancia los cultivos forrajeros para ganado con 21.185,71 ha y los cultivos industriales con 16.038,09 ha de cultivos industriales de cultivos forrajeros, además de las 13.500 ha de hortícolas que trataremos aparte. Las principales Comunidades Autónomas son Castilla-La Mancha (175.811,8 ha) y Andalucía 145.138,62 ha) y a mayor distancia le siguen Aragón (37.877,30 ha). En Castilla y León del total de superficie dedicada a la agricultura ecológica 35.614,80 ha (1,81% del total de España), se cultivan 21.609,39 ha en tierras arables, lo que supone una importancia relativa destacada.

Este grupo de cultivos atraviesa serios problemas para su desarrollo, que van desde la dificultad de producir semilla de calidad, hasta el manejo de la fertilidad del suelo con rotaciones adecuadas que incrementen la agrodiversidad o la falta de cubiertas vegetales que sustituyan los barbechos tradicionales por otros mejorados para incrementar la fertilidad del suelo. Todo ello, sin duda, influye en la sanidad del cultivo.

Aquí cobra cierta importancia el rescate de prácticas tradicionales y la innovación local mediante su adaptación a la situación moderna de la agricultura con la maquinaria apropiada que impida un impacto energético desfavorable para el cambio climático.