Agronews Castilla y León

El número de personas ocupadas en el sector agrario que registra la EPA se sitúa en las 809.300. Para CCOO de Industria es preocupante que en un trimestre de alta actividad como el que se extiende entre los meses de abril y junio haya descendido el número de personas ocupadas. También cayó en la variante interanual. Se pone de manifiesto que el empleo no solo se estanca, sino que baja. Siguen abundando los trabajos precarios, de poca duración y de gran rotación.

El número de personas desempleadas en el sector primario sube con respecto al trimestre anterior en 9.600 (5,53%) y se recorta en 3.300 (1,75%) en un año. No tienen empleo 183.300. Es la actividad productiva en el que más se incrementa el desempleo con respecto al primer trimestre. En un año lo abandonaron 16.400 personas que trabajaban en el campo o estaban en disposición de hacerlo. Se incrementa así la situación que se venía observando en anteriores trimestres.

Pese a que el número de personas desempleadas se ha incrementado, lo hizo en un número muy inferior a la caída que experimentó la población ocupada: 9.600 más que hace tres meses, frente a 30.400 ocupadas menos que entonces, lo que salda el trimestre con la salida de 20.800 activos.

Con esta dinámica de abandono del sector, se comprueba que el sector agropecuario es el que registra una disminución interanual del desempleo en términos porcentuales. La industria crece un 1,2%, en construcción un 9,4% y en servicios un 0,9%.

La tasa de paro agrario se sitúa en el 18,4%, lo que significa un crecimiento del 0,61% con respecto al trimestre anterior y 4,02 puntos más que la tasa general. Mientras el desempleo general baja, ocurre lo contrario en el sector agrario.

Esta caída del empleo agrario en un trimestre de importante actividad viene motivada por la caída de la producción agraria por la sequía. Se registran menos cosechas y menos empleo. Ante esta situación, CCOO considera esencial poner en marcha los planes de empleo agrarios y de zonas rurales deprimidas. El gran problema del empleo son las altas tasas de temporalidad y la rotación, provocadas por un encadenamiento fraudulento de los contratos por obra o servicio determinado, cuando legalmente correspondería un contrato fijo discontinuo.

En opinión de CCOO, el gran reto del sector es mejorar la calidad y la estabilidad. Para conseguirlo, es vital que sea obligatorio el contrato por escrito; estimular la utilización del contrato fijo discontinuo y modificar el sistema de altas y bajas en la Seguridad Social. El sindicato también exige a las administraciones públicas que dejen de mirar para otro lado y que legislen para poner fin a los muertos por vuelco de tractor.

Sección: