Agronews Castilla y León

Es evidente que el conjunto de los consumidores cada vez está más preocupado de la sostenibilidad de los alimentos que adquiere, junto a esto dentro del sector agrario existe una clara conciencia de la delicada situación por la que pasa el olivar tradicional, que no se puede olvidar que supone el 20% del conjunto del sector aglutinando más de 130.000 hectáreas, del que viven más de un millón de personas en zonas además en las que la despoblación golpea con fuerza, en una dura y complicada competencia de los nuevos sistemas de producción en intensivo en los que la amplia utilización de maquinaria hace que ofrezcan una mayor rentabilidad, sin olvidar la caída de la demanda que se está viviendo en muchos de los principales países consumidores de este alimento.

Estas dos situaciones son las que han llevado al grupo Deoleo a llevar a cabo la iniciativa “Salvemos al buen aceite” en la que se busca el apoyo al sector olivarero tradicional al que se busca dotar de un claro carácter diferenciador a estas producciones a través de un certificado de producción sostenible, que ha comenzado a implementarse en España a través de la conocida marca Carbonell, que abarca distintos campos como el económico, la calidad o el respeto medio ambiental con lo que se busca atraer al consumidor, que esté interesado en abonar un poco más por el mismo,  hacia un producto singular y de valor añadido, garantizando, además, la renta neta del olivicultor en origen.

Esta certificación, otorgada por Intertek, ofrece, en primer lugar una sostenibilidad social que se muestra con la creación de empleo en amplías zonas del medio rural, las más perjudicadas por la despoblación, de tal forma que Deoleo trabaja con más de 90.000 olivareros y cooperativas del sector.

A esto se suma, lógicamente, una sostenibilidad económica por lo que se trata de apoyar a estos agricultores en temas fundamentales para la reducción de los costes de producción, optimizando el uso de fertilizantes, fitosanitarios o el agua así como el ahorro energético en las explotaciones.

La sostenibilidad ambiental es otro elemento fundamental dentro de esta certificación así se trata de fomentar la biodiversidad de las especies que viven entre los olivares, para lo que es básico el abandono de prácticas como el arado entre los árboles, práctica bastante extendida que tras su eliminación logra la atracción de distintas especies que tienen, entre otras virtudes, como es la protección natural contra muchas plagas. Además, el impulso de esta cubierta vegetal evita la erosión del suelo, logrando que mantenga su estructura natural.

Como consecuencia de la suma de estos tres procesos se alcanza una calidad sostenible logrando un Aceite de Oliva Virgen extra de máxima calidad, apoyándose en variedades autóctonas que aportan sabores específicos al producto final.

La tendencia hacia productos sostenible es una realidad ya en el mercado lo que hace pensar a Deoleo que, en los próximos seis años, el 80% de su producción total de aceite de oliva virgen extra procederá de producciones sostenibles entre todas sus marcas. Este año han empezado con Carbonell, que ya es 100% sostenible, y se irán sumando Maestros de Hojiblanca, etc..

Sección: