Agronews Castilla y León

En la provincia de Córdoba, según señala la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía, la recolección de ajo comenzó a mediados de mayo, finalizando dichas labores la primera semana de junio, en las parcelas con variedades tempranas de ajos blancos o AJOS CHINOS. La producción de estas variedades está ya en su totalidad en los almacenes de clasificación y enristrado. Se estima un adelanto del proceso de recolección de una semana a diez días respecto al año pasado.

Los rendimientos medios obtenidos rondan los 14 mil kg/Ha, considerándose una buena producción. En general han tenido buen calibre, muy buena calidad, y uniformidad. El estado fitosanitario se considera muy bueno, salvo algunas excepciones en las escasas parcelas que fueron más afectadas por ataques de Roya, en las cuales se presenta un calibre más pequeño, pero con mayor número de cabezas.   

Una fisiopatía que se produjo en algunas parcelas, escasas, de estos ajos chinos, fue la que se denomina Escobillas, que consiste en un excesivo desarrollo de las capas de tejido que rodean al bulbo, disminuyendo el calibre y calidad de los dientes finales, aunque se detuvo al cesar las lluvias y subir la temperatura, y por tanto ha tenido mucha menor incidencia que el año pasado.

Respecto al estado sanitario del cultivo, durante el crecimiento del mismo no se han detectado incidencias importantes de plagas y enfermedades, manteniéndose en niveles normales y controlados los ataques de roya del ajo (Puccinia allii, P. porri). También en esta variedad, se observó presencia de Mildiu que se detuvo con la subida de temperaturas. Se pudo observar a su vez algún brote de Trips (Frankliniella occidentalis, Thrips tabaci). En alguna parcela de ajos chinos, se observaron daños muy puntuales de bacteriosis, cuyo efecto en el cultivo es deformación de los dientes de ajo.

En cuanto a las parcelas de AJOS MORADOS, se encuentran prácticamente en su totalidad, finalizando el proceso de recolección y secado de los manojos en el terreno, después de su arranque previo. Las condiciones meteorológicas actuales, de temperaturas altas, viento y ausencia de precipitaciones, ayuda al proceso de secado y aireación al sol de esta variedad, obteniendo un grado óptimo de deshidratación del  producto recolectado. Está llegando producto a los almacenes de procesamiento.

Presentan menor calibre de lo normal, debido principalmente a las altas temperaturas a lo largo de su ciclo, algo más tardío, y en el cual se han producido escasas precipitaciones este año, aunque se hayan aplicado riegos hasta casi una semana antes de comenzar su recolección.  Los rendimientos medios son algo más bajos, entorno a los 11-12 mil kg/Ha y de menor calibre, aunque de muy buena calidad.

En cuanto a las enfermedades en esta variedad, se observa incidencia de blanquilla (Stemphylium vesicarium), habiendo sido bien controlada por los tratamientos realizados. Esta enfermedad se caracteriza porque los primeros síntomas consisten en necrosis apicales que, posteriormente, se asocian de forma consistente con dos tipos de lesiones foliares. Inicialmente sólo se detectan pequeñas manchas blancas tanto en el haz como en el envés de las más viejas, preferentemente en la zona más expuesta a los vientos dominantes. El otro tipo de lesiones se caracteriza por tener  forma de ojal y un color inicialmente blanquecino que va volviéndose púrpura en el centro y pajizo en los bordes. La evolución de los síntomas es muy rápida teniendo lugar la desecación de las hojas 5-12 días después de la observación de las primeras lesiones.

Se observó algo más de presencia de Mildiu, aunque se paralizó en las hojas superiores, las cuales algunas se secaron, sin llegar a afectar a hojas inferiores ni al tallo. También apareció roya (Puccinia porri) y Trips (Frankliniella occidentalis, Thrips tabaci) en esta variedad, pero con menor incidencia que en los ajos chinos.

Tags: 

Sección: