Agronews Castilla y León
  • ASAJA calcula que este hecho supondrá un sobre coste a mayores a los agricultores de 5 euros por hectárea y año

La organización agraria ASAJA de Castilla y León se opone a que los regantes que utilizan aguas superficiales procedentes de los embalses de la cuenca del Duero tengan que asumir el coste que supone el pago del IBI por los terrenos que fueron anegados en su día.

En virtud de una sentencia judicial, y según recuerda esta Organización Agraria en un comunicado de prensa, el Estado tiene que pagar cada año a los ayuntamientos el Impuesto de Bienes Inmuebles por los terrenos expropiados cuando se construyeron los embales, y ahora pretende recuperarlo de los regantes incrementando el coste del “canon de regulación”.

Este sobrecoste tendrá una repercusión, según estimaciones de ASAJA, de unos 5 euros por hectárea y año. 

ASAJA de Castilla y León pide a todas las comunidades de regantes de la cuenca del Duero que, una vez que se publiquen las tarifas de riego y el canon de regulación para el año 2014, lo recurran por la vía contencioso administrativa y que se nieguen rotundamente a ser recaudadores para un Estado que no se ve saciado en el cobro de impuestos a los ciudadanos.

ASAJA de Castilla y León lamenta que frente a la bajada de presupuestos de las distintas Administraciones se responda a las necesidades de agricultores y ganaderos aumentando unos impuestos que  restan competitividad a su actividad.

 

Sección: 

Archivos adjuntos: