Agronews Castilla y León

La situación de pandemia que vive el conjunto de la sociedad con una preocupante crisis económica, con retrasos en los pagos tanto de nóminas como de las ayudas establecidas para tratar de paliar las medidas de confinamiento que afectan a muchos puestos de trabajo está provocando que muchos consumidores estén recurriendo a los minicréditos como una opción financiera que puede aliviar una situación complicada.

Pero qué son y cómo funcionan los minicréditos

Quizás lo primero que debemos de tratar de aclarar es la diferencia que existe entre un crédito y un préstamo, palabras que en muchas ocasiones se utilizan como sinónimos pero que presentan significativas diferencias. Un crédito es una cuantía que nos cede una determinada entidad bancaría, por ejemplo, 400 euros pero que si sólo empleamos 200 pagaremos, únicamente, los intereses correspondientes a esa cuantía. Mientras que en un préstamos el banco nos ingresa la totalidad de la esa cuantía que pasa a ser el total de la deuda y por la que tendremos que abonar el 100% de los intereses del capital que correspondan.

En esta ocasión vamos a hablar de los créditos y, especialmente, de las principales características que ofrecen los minicréditos. El primer aspecto que les define es que estamos hablando, como su propio nombre indica, de unas cuantidades que no son muy elevadas y que pueden fluctuar entre los 100 euros hasta cifras que, en muy pocas ocasiones, superan los 700 -800 euros.

Otra de sus grandes ventajas es que se pueden tramitar de una forma muy ágil, en buena parte de los casos no se van a reclamar ni avales ni contar con una nómina para poder beneficiarse de esta herramienta financiera. Así, en apenas unos minutos tendremos ya disponible el dinero solicitado en nuestra cuanta, sin haber pasado por engorros como la entrevista personal que suelen emplear otras entidades.

Al igual que sucede en otras muchas actividades internet ha revolucionado este mundo, y ahora mismo desde la propia página web de la entidad podemos optar a todos estos microcréditos, incluso contamos con portales que comparan varias posibilidades, de tal forma que no vamos a tener que sufrir periodos de espera y podremos elegir la cuantía, las cuotas, el periodo de retorno del mismo…

La gran duda de muchos consumidores es la seguridad de este tipo de entidades para lo que siempre es aconsejable comprobar que, por la que no hayamos decantado dentro del amplio abanico existente, se encuentra inscrita dentro de la Asociación Española de Microcréditos (AEMIP) con lo que se garantiza la legalidad y la autorización para trabajar en España.

Por último, un aspecto importante es conocer las condiciones que se establecen para la devolución anticipada del dinero prestado, destacando que es la propia Ley la que fija un interés del 1% si queda más de un año de contrato y un 0,5% en caso de que ese periodo ya sea inferior a los 12 meses. Ojo a esta circunstancia para evitar sorpresas desagradables más adelante.

Sección: