Agronews Castilla y León

 

Se trata  de un cultivo poco conocido, cuya producción en España se concentra en casi el 99% en la provincia de León aunque en la actualidad se están llevando a cabo distintas pruebas y ensayos en zonas de Álava, La Rioja o Navarra. Hablamos del lúpulo, un cultivo que todos conocemos como un elemento clave para la producción de cerveza, pero en estas pocas líneas vamos a analiza las  propiedades y las contraindicaciones del lúpulo

Este cultivo es originario de China y requiere para su cultivo de un clima templado ya que necesitan humedad cuando son jóvenes. Además es una planta muy resistente al frío, por ello el lúpulo se cultiva principalmente en Alemania, EEUU y China.

Es una planta trepadora lo que provoca que para su cultivo sea necesaria la construcción de una estructura que le ayude a crecer.

Cuando la plantación del lúpulo tiene como destino  producir cerveza (a la que aporta el característico sabor amargo como consecuencia de la presencia en él de la lupulina, un potente aceite esencial que está presente en la flor el mismo) se planta el rizoma y hacia la primavera comienzan a escalar los primeros brotes, cuando llega el invierno la parte externa del lúpulo muere dejando solo vivo los tallos y raíces bajo tierra, debiéndose cortar las ramas externas a ras de suelo.

Conviene destacar que, si bien la forma más tradicional de consumir el lúpulo es a través de la cerveza o para aportar sabor a la comida, en muchas ocasiones también se bebe como infusión, sistema con el que se aprovechan todos los beneficios que puede aportar a nuestra salud.

BENEFICIOS

Tradicionalmente, el lúpulo se ha utilizado en labores de medicamento al tener una gran capacidad antinflamatoria, diurética y antibacteriana. Las propiedades relajantes que ofrece esta planta hace que haya sido empleadas para tratar de controlar crisis de ansiedad o procesos nerviosos. A esto se unen otras dos propiedades medicinales que le hacen especialmente atractivos para nuestra salud como su capacidad de actuar como antioxidantes de nuestras células y favorecer de forma clara la circulación de la sangre.

Otro apartado en el que mejora nuestra salud el consumo de lúpulo es en todo lo que se refiere al cabello, ya que es un regenerador capilar, empleándose  para mejorar la salud del pelo y del cuero cabelludo, combatiendo la caspa.

Para finalizar, en este apartado de las bondades de este producto, destacar que, su uso sobre nuestra piel, mejora las impurezas de la misma además de combatir la dermatitis y el acné.

La principal contraindicación hace referencia a las características sedantes de este producto lo que hace que sea incompatible su consumo para personas con depresión que podrían ver como sus síntomas se acentuasen. Aquí también conviene incluir a los antihistamínicos que afectan especialmente a la sensación de sueño que se podría incluso acentuar con el consumo del lúpulo

Sección: