La Asociación de Pueblos Olvidados ha vuelto a reclamar hoy un mayor apoyo por parte de la Diputación y la Junta de Castilla y León para combatir la despoblación en el entorno rural, un ámbito que, a juicio del presidente del colectivo, Ismael Alonso, “no preocupa”. Prueba de ello, ha añadido, es la exclusión de las pedanías de la convocatoria de diferentes planes provinciales (ciclo del agua, caminos rurales, etc) o la falta de acción en aspectos concretos, como el acceso a las nuevas tecnologías.

La asociación critica la exclusión de las pedanías de diferentes planes provinciales

Por eso, subrayan desde la asociación, se hace necesario un nuevo impulso en varios frentes. Y uno de ellos pasa por rebajas fiscales que faciliten la implantación de nuevos negocios en el entorno rural. Y es que, según Carmen Eras, “los impuestos que cobra la Diputación son excesivos”. Como ejemplo, dice, su casa rural paga un IBI de 400 euros, que se suman a los 180 que paga en concepto de basuras. Dos impuestos “de primera” que sustentan servicios “de quinta”, toda vez que la calidad en la prestación de los mismos difiere mucho de la de los grandes municipios.

Además, desde el colectivo se plantean otras alternativas, que pasan por un apoyo específico a la agricultura y la ganadería, dos de los sectores productivos con mayor arraigo en el mundo rural. La apuesta, dicen, pasa por potenciar “lo autóctono” aprovechando la innovación. Para ello, proponen la creación de un Centro Tecnológico del Ovino, una Escuela Nacional de Industrias Lácteas o una rama formativa vinculada al pastoreo.

Defensa del patrimonio

Y todo ello, sin olvidar la defensa del ingente patrimonio histórico y religioso que puebla la provincia. Un patrimonio cuyo mantenimiento, aseguran exige de una mayor atención. No en vano, la Diputación apenas cuenta con personal de restauración y las necesidades en este ámbito son muy numerosas, a pesar de ser uno de los principales reclamos de la provincia.

“La culpa de la despoblación es de los políticos”, ha asegurado Alonso, quien critica que haya “diputados que llevan casi 40 años” en la Institución Provincial sin que se haya dado respuesta a las numerosas necesidades. “Están a otras cosas”, ha concluido.

G. de la Iglesia - www.burgosconecta.es

Sección: