Agronews Castilla y León

Revalorizar el pelo de vacuno que es gestionado como residuo tras el proceso de curtición. Esta es la ambiciosa apuesta de Organovac, partner del COIAL, a través del proyecto Life GreenKeratin. Este residuo será convertido en tres productos diferentes: un agente recurtiente, un bioestimulante vegetal y un relleno de biomasa para la producción de polímeros biodegradables. Gabriel Molina, project manager de Organovac, detalla las claves de este proyecto de economía circular en el boletín del COIAL que reproducimos en Agronews Comunitat Valenciana por su interés.

¿Por qué decidisteis utilizar el pelo de la vaca para crear productos bioestimulantes?

Lo teníamos claro, como gestores medioambientales queríamos minimizar el impacto de este producto lateral de la piel vacuna y revalorizarlo aprovechándolo como bioestimulante para las plantas gracias a la obtención de aminoácidos libres. Nuestra idea se basa en la economía circular y pretende lograr un desarrollo sostenible. El proyecto Life GreenKeratin nos ayudará sin duda a desarrollarlo. Gracias al pelo conseguimos una aportación natural de nitrógeno, muy valorado para la sustitución del nitrógeno inorgánico. El pelo contiene una cantidad importante de polipéptidos, que conseguirán que la planta pueda liberar los nutrientes lentamente. El pelo contiene dos aminoácidos muy interesantes, como son la cisteína, un metabolito crucial en el sistema defensivo de las plantas, y el triptófano, un activador de las defensas de las plantas.

¿Sois pioneros en este campo?

Se han puesto en marcha proyectos sin resultado final hasta la fecha. En Organovac contamos con la colaboración de un consorcio de empresas de diferentes sectores y estamos empeñados en conseguirlo.

¿Cómo decidís el campo en que os focalizáis para valorizar residuos?

Nuestra empresa matriz, MolinaProtein, ubicada también en Lorca (Murcia), tiene 86 años de experiencia en la recogida selectiva de subproductos del curtido, lo que nos ha hecho conscientes de la necesidad de aprovechar al máximo las posibilidades de los mismos.

¿Cómo es el proceso mediante el cual valorizáis el pelo de vacuno?

El proceso se lleva a cabo mediante el lavado, neutralizado y molido del pelo, y terminamos con una hidrólisis controlada con una tecnología puntera.

¿Qué usos que se le puede dar a los productos resultantes?

En Organovac estamos especializados en la producción de aminoácidos de origen natural-colagénico cuyo uso es de bioestimulantes para la aplicación en momentos de estrés en las plantas. Los 2 productos más que conseguiremos no estarán enfocados a la agricultura y serán, por una parte, un agente recurtiente para fábricas de curtidos y por otra, un relleno de biomasa para la producción de polímeros biodegradables en pellets con usos potenciales para los sectores primario y secundario.

¿Ya se han empezado a elaborar todos los productos que tenéis proyectados?

Estamos preparados para comenzar a producirlos tras su aprobación.

¿Qué calendario tenéis?

El proyecto tiene una duración prevista de 36 meses.

¿Cuál creéis que será la reacción del mercado ante productos tan novedosos como estos, tanto dentro como fuera de España?

No tenemos dudas de que será un producto muy apreciado por al alta riqueza en proteína orgánica del pelo

Hablamos de desarrollos muy novedosos, casi disruptivos, a partir de materiales de desecho. ¿Qué porcentaje de vuestro presupuesto invertís en I+D+i?

En Organovac apostamos desde su nacimiento por la innovación, y sabemos que sin una partida importante en I+D+i la empresa nunca podría llegar a la excelencia, por lo que tenemos aprobada una inversión de un 12% sobre nuestra facturación anual.