Antonio Álvarez Rodrigo - Agronews CyL
  •  La Unión de Agricultores, Ganaderos y Silvicultores de la Comunidad de Madrid (UGAMA) se presenta a las elecciones a cámaras en Madrid del próximo 2 de abril como la única organización independiente políticamente y piden cambiar el sistema por falta de garantias

  • “Cuando surgimos, había una necesidad porque las organizaciones solo se acordaban de los agricultores cuando había que votar”, asegura su presidente 

El campo de Madrid tiene una cita con las urnas el próximo 2 de abril. Unos 2.500 agricultores y ganaderos elegirán a sus representantes a cámaras. La campaña electoral arrancó este domingo 17 de marzo. Cuatro organizaciones buscarán el apoyo del censo en una región muy urbanita donde día a día sobreviven unas 7.000 explotaciones. La Unión de Agricultores, Ganaderos y Silvicultores de la Comunidad de Madrid (UGAMA) atiende a AGRONEWS, días después de haber celebrado su III Congreso del que Alfredo Berrocal salió reelegido presidente.

-Hace unas semanas fue reelegido al frente de UGAMA. ¿Qué balance hace de su mandato hasta el momento? ¿Aspectos positivos y negativos?

-Hemos cumplido 10 años como organización. Somos muy jóvenes. El balance es que hemos acercado el campo a la administración y hemos reivindicado y defendido otra forma de vivir frente a la gran población urbana que hay en Madrid. Hemos avanzado en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) porque hay que recordar que en el anterior mandato se perdieron más de 20 millones de euros por falta de gestión. También hemos avanzado en la tuberculosis bovina, que por fin hemos bajado del 3%. Otro problema latente en el que hemos trabajado es en la ayuda por los ataques del lobo y del buitre. Hay una orden que es insuficiente, pero al menos es un comienzo...

-De cara al nuevo mandato: ¿Por dónde pasarán las principales líneas de acción de UGAMA para los próximos años?

-Por el Programa de Desarrollo Rural para que vaya al medio rural. Pedimos que se adecúe para que llegue al sector primario, al eslabón productor que es el más débil de la cadena. Queremos que no se destine a otros fines, algo que se está haciendo en Madrid.

Hemos avanzado en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) porque hay que recordar que en el anterior mandato se perdieron más de 20 millones de euros por falta de gestión

-¿Se refiere a esa denuncia que UGAMA han lanzado respecto a la inversión de fondos del PDR en polígonos industriales? 

-Efectivamente. Ya lo hemos denunciado en más ocasiones: no se puede destinar fondos del PDR a polígonos industriales e industrias. Hay otras líneas de ayuda en para la industria y es una pena que los fondos del PDR que tanta falta hacen en Madrid se destinen a esto. No hay ningún tipo de compensación para el sector lácteo, que se está ahogando y no tiene respuesta. Una diferencia de tres céntimos por litro marca la diferencia entre que un ganadero abandone o no. Por ello queremos que se reorientan las ayudas del PDR y se implementen las medidas que van para los pueblos. En este sentido, la integración de la mujer en el medio rural y el rejuvenecimiento del sector son medidas básicas.

-¿Cómo es la lucha agraria en una Comunidad donde la agricultura y la ganadería no están en el primer plano de la actualidad?

-Es más intensa que en otras comunidades. No se entiende como en una comunidad tan rica, con un presupuesto tan potente, se destine tan poco a la agricultura y la ganadería. Bien es cierto que el peso del sector en el PIB no es alto, pero supondría muy poco tener unas ayudas complementarias que bonifiquen también las labores medioambientales que se realizan. Hablo de personas que cuidan, protegen y vigilan el medio rural del que luego disfrutan todos el fin de semana. Tenemos que ponerlo en valor.

“En Madrid sí que estamos influenciados por un entorno urbano que incide negativamente en las zonas rurales”

-Como persona de campo, ¿siente envidia de otras comunidades?

-Envidia no es la palabra exacta. Lo que sí creemos que producir en Madrid nos hace ser menos competitivos. En Madrid no recibimos muchas ayudas y no somos muy ricos, pero sí que tenemos productos muy buenos. Por ello, sabemos que somos menos competitivos porque vendemos en un entorno global donde las leyes de la competencia son iguales para todos. Por otro lado, en Madrid solo el 1% de la población, unos 80.000 de los habitantes, gestiona el 90% del territorio. Sin embargo, casi el 99% de los votantes de la Comunidad tiene una decisión aplastante sobre el medio rural. Aquí sí que vemos que estamos influenciados por un entorno urbano que incide negativamente en las zonas rurales.

-Vayamos con algunos de los problemas que afectan al campo madrileño: ¿cómo está el desarrollo de la titularidad compartida?

-No entendemos como Madrid no ha desarrollado la ley de titularidad compartida. No solo eso, sino que además debería de tenerla mejorada. Nosotros no compartimos la norma que hay ahora, que no es muy atractiva. La mujer debe tener un papel principal en el campo; y esta ley ayudaría. Solo Madrid y Baleares no tienen esta norma. Es urgente y vamos a pedir que además sea mejor.

“Se necesita una solución para que los lobos no causen los perjuicios que están provocando en la ganadería”

-El consumidor urbano cada vez mira con mayor atención a los productos ecológicos… ¿Cómo está este sector en Madrid?

-La producción ecológica necesita un impulso en nuestra comunidad. Tiene que haber una apuesta, y el PDR es fundamental. Además estoy seguro de que en Madrid se vendería toda la producción porque hay un gran mercado. Es un error no producir lo que el consumidor demanda.

-Ha mencionado antes los ataques de los lobos. ¿Continúan los ataques a la ganadería?

-La gestión del lobo pasa por conocer el número de ejemplares que se pueda soportar. Hay seis sentencias para elaborar una nueva orden que sea consecuente. Se necesita una solución para que los lobos no causen los perjuicios que están provocando en la ganadería.

"Es importante destacar que UGAMA es la única organización en la Comunidad de Madrid que es independiente políticamente"

-En Madrid se encuentra uno de los focos de la xylella fastidiosa… ¿Está controlado?

-Se ha atajado bien la enfermedad y el resultado es que ahora no es un problema que preocupe.

-El próximo 2 de abril se celebran las elecciones a cámaras agrarias en Madrid. ¿Por qué deberían votar por UGAMA?

-Es importante destacar que UGAMA es la única organización en la Comunidad de Madrid que es independiente políticamente. El campo es el campo; y la política, la política. Una organización agraria no puede tener color político. No hacemos un sindicalismo profesional. Todos los que componen la junta directiva vivimos de nuestras explotaciones, sufrimos los problemas y entendemos perfectamente a todos. También tenemos un compromiso continuado. Cuando surgimos hace 10 años, había una necesidad porque las organizaciones solo se acordaban de los agricultores cuando había que votar. Siempre hemos estado cercanos al campo, hemos sido los correos de los problemas del campo con los estamentos pertinentes. Hemos sido también reivindicativos. El fruto de este trabajo es que hemos sido la organización que más ha crecido en este tiempo. No vamos a decepcionar.

-Por cierto, han puesto en duda la garantías del proceso electoral... ¿Lo siguen manteniendo?

-Lo seguimos manteniendo porque tenemos que adaptar el proceso a cámaras. Lo vemos obsoleto. Es la única comunidad donde se celebran elecciones a cámaras agrarias. Queremos que se adapten a las otras tres comunidades que tienen elecciones agrarias, más acorte a procesos electorales municipales, nacionales o europeos… Pero no se nos hizo caso porque a la Comunidad no le interesó… y seguimos con estas elecciones a cámaras que tienen muchos fallos y falta de garantías. Por ejemplo, la elección de dónde se ponen las mesas, que estaba estipulado pero que se anuló a petición de cierta organización agraria. Además, aunque confiamos en la gente que elabora el censo, no hay que olvidar que se lleva a cabo por las cámaras agrarias que están dominadas por una organización, y no hay posibilidad de comprobar que ese censo es acorde con la realidad. Y también porque la representatividad no es real: la mayoría toma todas las decisiones. Por ejemplo, en la elaboración de las mesas se hizo caso a la única de las cuatro organizaciones que discrepaba. No obstante, nosotros afrontamos las elecciones con mucha ilusión y valentía.