José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

Desde hace unas pocas campañas el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León publica unos boletines informativos sobre la cosecha de cereal. El citado informe es fruto de la colaboración entre el ITACyL y la Delegación en Castilla y León de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El método de simulación de rendimientos se basa, informan desde el Instituto, en la ejecución sistemática del modelo agronómico AquaCrop (FAO) a lo largo de toda la extensión geográfica de la Comunidad en una amplia serie temporal (30 años) a partir de datos de más de 200 estaciones climáticas. La ejecución del modelo permite obtener un conjunto de resultados con el que comparar la evolución del cultivo en la campaña actual con la simulación de los últimos 30 años.

PLUVIOMETRÍA

Por lo que se refiere a las lluvias caídas, señalar que si se tienen en cuenta los datos desde octubre, momento en el que empieza oficialmente la campaña, muestran una situación muy similar a la de los últimos 30 años, siendo ligeramente más altos en buena parte de Soria, comarcas del norte de León, Palencia o Burgos, allí también se suma a este apartado algunas zonas del sureste de la provincia; el centro de Valladolid o el sureste de Segovia.

Sin embargo, en los últimos 30 días, desde mediados de marzo, aproximadamente, el 80% de Castilla y León muestra valores que superan en más de un 25% las cifras registradas por las estadísticas en los últimos 30 años.

PRODUCCION: situación de la campaña y rendimientos

Lo primero que destaca de los mapas elaborados por el ITACyL es que buena parte de la cosecha marcha adelantada entre 12 y 18 días frente a lo que se podría calificar como una campaña tipo, como consecuencia de una climatología, hasta la fecha bastante beneficiosa.

Por lo que se refiere a los rendimientos destacar que, según este Boletín, la producción de trigo superaría en un 42% lo que viene siendo la media histórica de esos 30 años que se toman como referencia, superando la cifra más alta que se alcanzó en el 2000, mientras que en la cebada ese ascenso es del 40%, siendo todavía inferior a la de 1998 cuando se llegó al 144% de la media.

Es bueno recordar que la campaña de cereal en Castilla y León en 2019, donde hubo una significativa sequía, especialmente en zonas como Ávila, fue de unos 4,8 millones de toneladas, cifra que era un 17% menor a la media de los cinco años anteriores cuando fue de 5,8 millones y muy lejos de las cifras alcanzadas en 2018 cuando se llegó a los 7,8 millones de toneladas.

La producción, en 2019, de trigo y cebada en Castilla y León fue muy similar situándose en los 2,2 millones de toneladas cada cultivo

TRIGO

Para el trigo las previsiones del ITACyL hablan de un incremento global del 142% sobre la producción media de esos 30 años. En la 2019 fue del 74%, fruto de la sequía vivida. Lógicamente todas las provincias presentan cifras esperanzadoras en su cosecha: siendo las más altas las de Valladolid, León y Ávila que crecerían un 54, 52 y un 50% sobre la media; el 44% lo haría en Zamora; el 40% en Segovia y Soria; el 39% en Salamanca y el 34% en Palencia, siendo en Burgos donde el ascenso sobre la media sería menor, aunque llega al 23%

CEBADA

Por lo que se refiere a la cebada el valor general sube un 40% del promedio de los últimos 30 años. Aquí el ascenso más fuerte es el de Valladolid que llega al 49%, Ávila y León alcanzan el 47%, el 44% lo hace tanto en Zamora como en Salamanca, el 40% en Soria; el 35% en Segovia; el 33% en Palencia y repite Burgos como la zona con el menor ascenso, al situarlo, en esta ocasión el ITACyL en el 19%