La Asamblea Contra el Fracking de Burgos ha prestando esta mañana en la Subdelegación de Gobierno más de un millar de alegaciones en contra de la declaración de impacto ambiental para el proyecto Angosto I, solicitado por la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi (Shesa) para realizar un sondeo en Loma de Montija. Según ha explicado Antonio García, portavoz del colectivo, la presentación de alegaciones ha estado coordinada con las asambleas de Vizcaya y Cantabria, al entender que el proyecto afecta a los tres territorios de manera muy similar.

En este sentido, las alegaciones planteadas ahondan en los mismos argumentos utilizados hasta ahora por las organizaciones contrarias al fracking, asegurando que se trata de una técnica “muy peligrosa” para el medio ambiente y la salud humana. Según recuerda García, en lugares donde el fracking ha sido una práctica habitual en los últimos años “tienen estudios muy consolidados” que “demuestran” los “peligros” que acarrea la proliferación de la técnica de la fractura hidráulica. De hecho, subraya, las últimas evidencias están motivando la prohibición de fracking en territorios como el Estado de Nueva York.

Sin embargo, el Gobierno español mantiene de momento una postura mucho más permisiva y se siguenplanteando proyectos. Por ello, la Asamblea, que sigue exigiendo un “posicionamiento” en contra por parte de las administraciones públicas, continúa su lucha en la calle “respondiendo a cada situación” con “actuaciones de tipo legal” como la presentación de alegaciones y movilizaciones en las zonas afectadas.

De momento, ya se ha previsto una nueva manifestación en Semana Santa en Loma de Montija y no se descartan nuevas actuaciones en este sentido en función de los movimientos que vayan dando las empresas interesadas en explotar las posibilidades económicas del fracking.

G. de la Iglesia - www.burgosconecta.es

Sección: 

Provincias: