Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

 

  • Queda buena parte de la superficie de maíz por cosechar y casi toda la remolacha. Además la lluvia impide la siembra del cereal de invierno

  • El embalse de Villameca ha llegado a su límite y ha comenzado a desembalsar agua en las últimas horas

Aún es pronto para conocer el alcance que la crecida de los ríos ha tenido en el campo de la provincia de León, especialmente en las vegas de la mitad sur donde ríos, como el Esla, se han desbordado de tal manera que es difícil saber cuál era el cauce normal de las aguas antes de la llegada de la borrasca Daniel. Con el agua aún anegando centenares de hectáreas de terreno, se espera la llegada de Elsa, una borrasca profunda, que puede dejar aún más precipitaciones que su antecesor y, sobre todo, vientos mucho más fuertes que pueden alcanzar rachas de 100 kilómetros por hora en la meseta y superar los 120 en las zonas de montaña. Con este panorama, que bien muestra este vídeo a vista de pájaro de la empresa Drones Palanquinos  https://www.agronewscastillayleon.com/video-de-drones-palaquinos-en-los-que-se-ve-el-desbordamiento-del-bernesga-su-paso-por-la-localidad , en la provincia de León las organizaciones agrarias muestran su preocupación por la situación de tres cultivos, los que hay ahora mismo en el terreno (o deberían estarlo próximamente), son el maíz con una buena parte de las 78.500 hectáreas que se sembraron este año sin cosechar, la remolacha que está casi toda aún en la tierra porque la Azucarera de La Bañeza aún no ha abierto sus puertas y los cereales de invierno, los que están sembrados están inundados y los que no, será casi imposible hacerlo en al menos un mes.

Según explica el secretario general de Asaja en León, José Antonio Turrado, el maíz que no está recolectado, “a poco que venga un viento con la cantidad de agua que hay, se tumba y no se puede recolectar, puede haber pérdidas importantísimas”. En el caso de la remolacha, el mayor peligro serían las heladas tras las lluvias de estos días. Además, Asaja también advierte de “daños en el cereal de invierno recién sembrado como trigo, cebada, avena y centeno”, pero “no solo en los cultivos sino también en infraestructuras agrarias, el rio se ha llevado muchos tubos de riego y también ha arrastrado tierra fértil”.

 

Nuevo récord de maíz en 2020

Por su parte, el secretario general de la Unión de Ganaderos y Agricultores de León, UGAL-UPA, Matías Llorente, explica que los daños dependerán de lo que ocurra los próximos días, “si hace mucho viento se puede caer el  maíz y, en la remolacha anegada de agua, depende de lo que dure, se puede pudrir o salvar”, pero prevé que los daños puedan ser “importantes”, especialmente en las vegas de los ríos. En el caso del maíz calcula que aún queda un 45 o 50% por cosechar, de las 78.500 hectáreas que se sembraron este año y en el de la remolacha, está toda salvo las 600 hectáreas que se molturan en Acor (Valladolid) aún en la tierra, es decir 3.900. A estos datos, añade, hay que sumar que “no se ha podido sembrar cereal de invierno y para el año que viene igual se superan las 80.000 hectáreas de maíz porque no hay cereal de invierno sembrado y ya no se puede sembrar hasta el 15 de enero y después solo se podrían sembrar ciclos cortos de baja producción”. En la provincia de León hay en torno a 123.000 hectáreas de regadío, con lo cual, el maíz podría batir un nuevo récord el próximo año y ocupar el 65% de la superficie de regadío de la provincia.

 

Críticas a la CHD

Asaja León ha cargado contra la  Confederación Hidrográfica del Duero a la que responsabiliza de parte de los importantes daños provocados por el desbordamiento de los ríos “por una mala gestión de los embalses y por no mantener una limpieza de ríos y cauces ni permitir que lo hagan los particulares” y anima a los agricultores a que reclamen los daños patrimoniales al Estado a través de Confederación Hidrográfica del Duero. Asegura José Antonio Turrado que “hay una responsabilidad de la administración” porque, si bien no todos los daños se pueden evitar, “sí hay daños evitables con una correcta gestión de los embalses, que son para ocasiones como ésta y si se limpiaran los cauces de ríos y arroyos, la CHD no lo hace y no permite que los interesados lo hagan y ahora se ven las consecuencias de esa política negligente”.

Por otro lado, la Unión del Pueblo Leónes, UPL, ha pedido que la CHD cumpla con sus obligaciones para evitar daños por las crecidas de los ríos porque, aseguran en un comunicado, “durante estos últimos años no han hecho absolutamente nada en las épocas estivales para la limpieza y acondicionamiento de los cauces, y evitar así los taponamientos que la acumulación de residuos, fundamentalmente troncos y ramas de árboles, que impiden la normal circulación en la crecida de las aguas”.

 

Villameca comienza a desembalsar

El embalse más pequeño de la provincia de León, el de Villameca, que tiene 20 hectómetros cúbicos de capacidad total y ha alcanzado el nivel máximo teniendo en cuenta el resguardo establecido para esta época del año. Este miércoles a mediodía, las autoridades locales de La Bañeza han sido avisados de que ha comenzado el desembalse de agua a una velocidad de 11,2 metros cúbicos de agua por segundo. Ese agua se nota en el río Tuerto que está en situación de alerta por el desembalse de agua de Villameca.

 

Iniciativas en Congreso y Senado

Los parlamentarios del Partido Popular de León han anunciado la presentación de iniciativas, tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado, con el fin de garantizar las ayudas y subvenciones necesarias para paliar los daños ocasionados en los distintos pueblos de la provincia, así como en la propia capital, a causa de las inundaciones ocurridas a consecuencia de la borrasca Daniel.

Sección: 

Provincias: