Agronews Castilla y León

“Estamos viendo cómo grandes distribuidoras de alimentos emplean en sus marcas blancas de leche un diseño y etiquetado que confunde al consumidor sobre su procedencia y modo de producción”. Por este motivo, la eurodiputada de Podemos Idoia Villanueva se ha dirigido a la Comisión Europea para pedir que establezca “un etiquetado obligatorio para la comercialización de la leche que ofrezca al consumidor información sobre el modelo de producción” y no solo sobre su origen.

Esta petición nace tras la visita que realizó Villanueva a la macrogranja de Caparroso (Navarra) hace unas semanas, un complejo que acumula numerosas denuncias y sanciones por infracciones medioambientales, y tras reunirse con empresas del sector que, a diferencia de las grandes explotaciones intensivas, desarrollan su actividad de forma sostenible y más arraigada al territorio.

“Ya advertimos a la Comisión de que este tipo de megaexplotaciones ganaderas chocan con los objetivos del Pacto Verde Europeo, con la Directiva de protección del suelo, con la sostenibilidad de un mundo rural vivo y con la Estrategia de la granja a la mesa”, señala Villanueva. “Ahora llevamos a Bruselas la propuesta de que la leche que compramos en el supermercado contenga información clara y precisa y no deje lugar a dudas sobre si procede de macrogranjas u otro tipo de explotaciones”. Según la eurodiputada, el consumidor tiene derecho a saber las características reales del producto que compra, y si procede de negocios insostenibles social y medioambientalmente.

“El tejido ganadero del territorio, empresas y explotaciones ganaderas que utilizan sellos ecológicos o de Producción Integrada en Navarra o que producen de forma sostenible sanitaria, ecológica y socialmente se encuentran con que hay marcas blancas de cadenas de supermercados que emplean frases como ‘leche producida por ganaderos navarros’, con imágenes de caseríos o vacas en el campo, cuando en realidad la leche procede de macrofactorías que nada tienen que ver con la imagen que proyectan”, apunta Villanueva. La eurodiputada asistió el pasado sábado a la concentración que se realizó en Pamplona/Iruñea frente a un supermercado EROSKI para denunciar esta práctica y exigir la paralización de este modelo de macrogranjas.

Una semana antes ya se había dirigido a la Comisión para alertar de que los complejos como Caparroso y el proyecto de Noviercas (Soria) son incompatibles con el Pacto Verde Europeo. “Este tipo de macroexplotaciones ponen en peligro el medio ambiente, la consecución de los objetivos contra el cambio climático, la salud de la ciudadanía y el desarrollo social y económico sostenible del territorio. Este modelo de producción intensiva hace muy difícil la supervivencia de explotaciones ganaderas más pequeñas y más respetuosas con el entorno”, declaró tras su visita a Caparroso.

Tags: 

Sección: