Agronews Castilla y León

Así de contundente y claro se mostraba a AgroNews, Rafael Ceballos, responsable comercial de I-solagua, empresa dedicada a la aplicación de energías renovables, especialmente paneles fotovolataicos, “es evidente, aseguraba que, ahora mismo, técnicamente, somos capaces de lograr que una bodega, con la energía que produce ella misma sea capaz de alcanzar el 0 en los consumos energéticos exteriores”

“Son cada vez más las bodegas que se interesan por este tipo de instalaciones, confirma Ceballos, los ejemplos que ya se empiezan a conocer, la bajada de precio de los paneles que acelera y agiliza la amortización de la inversión junto a apoyos como los recibidos a través de líneas de ayudas como el PASVE, El Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola Español, donde la puesta en marcha de este tipo de infraestructuras tienen un peso muy importante en los criterios de la concesión de este tipo de apoyos”

Además, destaca este experto no se puede olvidar que en el sector del vino hay cada vez una mayor preocupación sobre la reducción al máximo de la huella de carbono e incluso ya hay bodegas que en Alemania, por ejemplo, ya reflejan sus datos en este apartado en sus etiquetas “poniendo en valor” el esfuerzo que están haciendo en este sentido hasta alcanzar el llamado “vertido 0”

Las bodegas, buena parte de las cuáles se encuentran en zonas aisladas, tienen un importante consumo de energía en las distintas labores que realizan a lo largo del año. “Aunque pueda parecer que el mayor gasto, afirma Rafael Ceballos, de la empresa I-solagua, se concentraría en un momento clave como es la vendimia por todos los procesos que lleva añadidos a ella como despalillados, filtrados… lo cierto es que los mayores niveles de consumo se concentran en el propio proceso del vino. Por un lado, durante la elaboración del mismo, los depósitos que se emplean necesitan mantenerse a una determinada temperatura y esto requiere de una importante cantidad de energía; y, por otro, lo mismo se puede decir con las zonas en las que se envejece al vino en las barricas de distintos orígenes pues también se realiza a una determinada temperatura y a unos ciertos niveles de humedad que, lógicamente se controlan también con energía”.

I-solagua esta apostando, de una forma clara por las instalaciones fotovoltaicas aisladas, centradas especialmente en el riego, y también por las “conectadas sin venta de energía” que puede ser una solución muy interesante a la optimización de los usos energéticos en bodegas, centrándose en la producción de energía hasta lograr el autoconsumo con la ventaja que esto supone para la rentabilidad de las mismas.

Sección: