Agronews Castilla y León

La principal temporada de cereales ha concluido en la región de África meridional, según los últimos datos aportados por el JRC - ASAP. La producción total de cereales se estima cercana a la media de los últimos cinco años, y aproximadamente un 10% inferior a la cifra récord del año pasado (FAO). La disminución de la producción de cereales en el suroeste de Angola, Mozambique, el sur de Madagascar y el sur de Malawi es el principal factor de inseguridad alimentaria en las zonas afectadas de estos países.

Al final de la primera temporada de cosechas en las zonas bimodales de África oriental, es probable que la pérdida de cosechas y pastos debido a la extrema sequía provoque graves crisis alimentarias en amplias zonas de Somalia, Etiopía, Kenia, el norte de Uganda y Sudán del Sur. Una combinación de factores (conflictos, condiciones climáticas extremas, conmoción económica, aumento de los precios de los alimentos y la energía) está empujando a millones de personas hacia la inanición en África Oriental, en particular en Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán del Sur y Sudán.

En el norte de África, al final de la temporada de trigo de invierno, la prolongada sequía provocó la pérdida de cosechas y el bajo rendimiento de los cereales en todo Marruecos y en la parte occidental de Argelia. Las últimas previsiones de rendimiento indican rendimientos de trigo y cebada inferiores al 50% de la media quinquenal en Marruecos, y aproximadamente un 20% por debajo de la media quinquenal en Argelia. La baja producción de trigo de invierno en uno o varios países del Norte de África es especialmente preocupante, dada la gran dependencia de la región de las importaciones de cereales procedentes de Ucrania y Rusia. Asimismo, en Oriente Medio, las perspectivas para los cereales de invierno son muy malas en el norte de Siria y en el norte y el este de Irak, debido a las escasas precipitaciones y a las malas condiciones socioeconómicas (y a las restricciones de riego en Irak) desde el otoño de 2021. En Irán, las perspectivas son mixtas: cercanas a la media en el norte y por debajo de la media en el sur y el este. En Yemen, el sorgo y el trigo se encuentran en condiciones mixtas, con una biomasa inferior a la media en las tierras altas.

En África occidental y central, las condiciones de los cultivos son generalmente favorables en las zonas bimodales del sur de la región, gracias a unas precipitaciones entre medias y superiores a la media durante los dos últimos meses. Las precipitaciones acumuladas en junio han sido positivas en la mayoría de las zonas del Sahel. Sin embargo, el déficit pluviométrico de las dos primeras décadas de julio ha provocado unas condiciones de vegetación inferiores a la media en el oeste de Malí, el sureste de Burkina Faso y algunas zonas de Chad. La temporada agrícola en curso se ve amenazada por la inseguridad y los conflictos armados que siguen afectando a los medios de subsistencia e impiden el acceso a las tierras de cultivo, así como por el aumento de los precios de los insumos agrícolas, en particular de los fertilizantes.  

En Asia Central, la cosecha de los cultivos de invierno está a punto de terminar, y las perspectivas son favorables. En Kazajstán y Afganistán, la biomasa de los cereales de primavera está por debajo de la media debido a la escasez de agua. En el sur de Asia, las fuertes lluvias de julio han sido favorables para los cultivos de kharif en Pakistán. En Bangladesh, las cosechas de arroz boro finalizaron en junio y se estima que están un 5% por encima de la media de los últimos cinco años (FAO). En Sri Lanka, las cosechas de arroz y maíz de segunda (yala) están en buenas condiciones, a pesar de la escasez de fertilizantes y de combustible debido a una grave crisis económica.

En el sudeste asiático, las condiciones de humedad siguen siendo favorables para la siembra y el crecimiento del arroz de estación húmeda. En el norte de Vietnam, se ha cosechado el arroz de invierno/primavera con buenas perspectivas. En Indonesia, la siembra y el crecimiento del arroz de estación seca están en marcha en condiciones de humedad favorables. En Corea del Norte, la biomasa de los cultivos se aproxima o supera la media gracias a las buenas lluvias, sobre todo a finales de junio

En América Central y el Caribe, la siembra de arroz en Honduras, y la de sorgo en El Salvador y Honduras, se está completando en condiciones desfavorables. En Nicaragua, se espera que la producción total de arroz, maíz y sorgo sea superior a la del año pasado. Las condiciones de la vegetación siguen siendo inferiores a la media en muchas zonas de cultivo de Haití, y una combinación de escasas precipitaciones y limitaciones económicas apuntan a unas malas expectativas de cosecha. Se observan precios muy altos para los principales alimentos básicos en todos los países, especialmente en El Salvador, Nicaragua y Haití.

 

Tags: 

Sección: