Agronews Castilla y León

El cultivo de la patata, asegura la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía, está ampliamente extendido en España, con algo más de 67.000 ha dedicadas a este cultivo, ofreciendo Andalucía (con casi 10.000 ha), gracias a su climatológica, tubérculos casi todo el año. El 45% de la superficie total de Andalucía se encuentra en Sevilla, seguida por Cádiz con un 22%, y Málaga con un 9%.

De los cuatro tipos de patata que se siembran en Andalucía (extratemprana, temprana, media estación y tardía), la “patata temprana”, sembrada entre diciembre y enero, es la que tiene mayor relevancia, suponiendo más del 50% de toda la superficie sembrada; seguida de la “patata de media estación”, que ocupa alrededor del 25% y se siembra entre febrero y marzo.

Algunas de las plagas y enfermedades que se pueden encontrar parasitando a este cultivo, son las siguientes:

  • Gusanos de alambre (Agriotes spp.): los adultos son unos coleópteros de forma alargada, de color negro o castaño, con surcos longitudinales en los élitros. Las larvas son inicialmente de color blanco y con tejidos blandos, pero al mudar se van endureciendo, a la vez que se oscurecen. Los adultos comienzan a aflorar a la superficie del terreno a principios de marzo para desaparecer a finales de abril. Antes de la siembra se aconseja la aplicación, y posterior incorporación, de insecticidas granulados en el terreno, con el objetivo de controlar las larvas de este coleóptero.
  • Podredumbre blanda de los tubérculos y pie negro (Erwinia carotovora subsp. atroseptica, Erwinia carotovora subsp. Carotovora; y Erwinia chrysanthemi): en el caso de la Podredumbre blanda las bacterias penetran por el estolón, las lenticelas o heridas abiertas en la superficie del tubérculo. El tejido infectado se vuelve blando, tomando un color pardo claro en el centro de la lesión y más oscuro en los bordes. Las infecciones suelen progresar provocando la podredumbre de toda la patata. En el caso del Pie negro las infecciones en los tubérculos pueden afectar a las plantas que se originan de ellos. Desde el estolón, la podredumbre se extiende hacia arriba por el tallo. En los casos más severos, los brotes nacidos de semillas con podredumbres blandas se necrosan y mueren a veces antes de que emerjan. Suelen presentar necrosis y reabsorción del tallo subterráneo, o una necrosis negra y húmeda muy típica en el cuello (Pie negro).
  • Viruela de la patata (Rhizoctonia solani): en los brotes antes de emerger o en las partes enterradas de los tallos, se producen lesiones características de color castaño oscuro, que pueden rodearlos completamente o generar podredumbres, dando el marchitamiento general de la planta y pudiendo llegar a causar su muerte. Las lesiones también se producen en las raíces y en los estolones. En la parte aérea aparecen síntomas como enanismo, formación de tubérculos aéreos en las bases de ramas y peciolos, rosetas en los ápices vegetativos y enrollamiento hacia arriba de las hojas que toman coloraciones rojas y amarillas.
  • Alternaria (Alternaria solani): produce en las hojas pequeñas manchas pardo oscuras, irregulares, con bordes angulares en los sitios en que están limitadas por los nervios, y rodeadas por halos amarillentos. Al crecer las lesiones aparecen zonas concéntricas muy visibles, quedando al final la necrosis con el aspecto de una diana. Estas manchas en diana y el hecho de no presentarse en los bordes de la hoja, son características que diferencian la Alternaria del Mildiu. Las partes atacadas pueden desprenderse y las hojas secarse y morir.
  • Mildiu (Phytophtora infestans): es una de las enfermedades que más daño causa al cultivo de la patata. Es un hongo que se ve favorecido por días lluviosos o con humedad ambiente elevada. Inicialmente, el hongo requiere para su desarrollo temperaturas por encima de 10ºC y humedad superior del 90%. Temperaturas superiores a 27-30ºC suelen detener su desarrollo. Las principales fuentes de inóculo de esta enfermedad son los tubérculos infectados, así como los propios restos del cultivo, siendo diseminados por el campo por medio de agentes como el viento, el agua de riego, las herramientas, los insectos, la lluvia, etc.
  • Podredumbre parda (Ralstonia solanacearum). en Europa, Ralstonia solanacearum es un organismo de cuarentena. Se suele encontrar en el suelo de las regiones de clima tropical y subtropical y se transfiere a partir de la introducción de materiales de propagación (patatas de semilla, esquejes ornamentales) procedente de regiones más cálidas. Sobrevive bien en agua y en suelos de distinto tipo y en hospedadores alternativos, como las malas hierbas. Invade las plantas a través de las heridas o estomas y, a continuación, se dispersa por los tejidos del xilema. En patata, se transmite por los tubérculos.
  • Podredumbre anular de la patata (Clavibacter michiganensis subsp. Sepedonicus (Spieckermann y Kotthoff). presenta sintomatología muy parecida a la Podredumbre parda (Ralstonia solanacearum). Los haces vasculares del tallo se taponan al ser invadidos por la bacteria y el suministro de agua a la zona superior de la planta queda interrumpido, lo que produce el marchitamiento de la planta y ocasionalmente la muerte. En el tallo, las lesiones suelen empezar en la base, pudiendo producir un oscurecimiento de los haces vasculares. En campo, la dispersión de las bacterias se produce fácilmente a través de la tierra adherida a los zapatos, maquinaria, aperos o simplemente es transportada por el viento, agua, insectos, etc...
  • Zebra Chip de la patata (Candidatus liberibacter solanacearum). es una bacteria perteneciente a la familia Rhizobiaceae, Gram-negativa, limitada al floema de las plantas cuya transmisión principalmente se da a través de insectos vectores (de forma circulativa y transovarial en algunas especies), aunque también puede darse por injerto, por semilla o por tubérculos de patata infectados.

La Comisión Europea, tras las detecciones de Epitrix en España y Portugal, publicó la Decisión de Ejecución de la Comisión de 16 de mayo de 2012 sobre medidas de emergencia para evitar la introducción y propagación en la Unión Europea de Epitrix cucumerisEpitrix papa, Epitrix subcrinita Epitrix tuberis y sus modificaciones, con el fin de erradicar o, al menos, contener Epitrix en zonas demarcadas y garantizar un control intensivo en su presencia.

  • Pulguilla de la patata (Epitrix spp.). Son coleópteros de la familia Chrysomelidae. El principal huésped de este pequeño escarabajo es la patata, pero se ha detectado su presencia en otras solanáceas cultivadas como tomate, berenjena, pimiento y tabaco, así como en solanáceas silvestres (Datura stramonium, Solanum nigrum). Los tubérculos afectados presentan largas galerías sinuosas de aspecto acorchado y pequeñas verrugas, estas lesiones son causadas por las larvas. Las galerías son generalmente superficiales y no afectan a la carne del tubérculo, pero genera un impacto estético que puede depreciar su valor en el mercado. Además, las heridas provocadas pueden ser la vía de entrada a patógenos de tipo Fusarium, o de plagas secundarias.
  • Polilla guatemalteca (Tecia solanivora). En Europa, la plaga fue descrita por primera vez en las Islas Canarias en 1999. En España continental, la plaga se detectó por primera vez en 2015 en A Coruña. Posteriormente se ha detectado en la provincia de Lugo y en el Principado de Asturias. Por el momento, no ha sido encontrada en Andalucía. Con el fin de contener y evitar su propagación por el territorio nacional, se ha publicado el Real Decreto 197/2017, de 3 de marzo, por el que se establece el Programa nacional de control y erradicación de Tecia solanivora.

El adulto es una polilla con las alas delanteras en forma de lanza y las traseras más grandes con muchos flecos. La larva es de tipo eruciforme, con tres pares de patas verdaderas y cinco pares de falsas patas, cuyo tamaño definitivo oscila entre 12 y 15 mm de largo, de color púrpura en el dorso y verde en el vientre.

Más información sobre plagas y enfermedades de la patata.

Tags: 

Sección: