María José Salvador - Corresponsal en Zamora - Agronews CyL

Este año la tradicional feria del Ajo de Zamora, que se celebró en las ferias y fiestas de San Pedro, no resultó tan mala como se esperaba debido a las lluvias caídas días atrás en la provincia y que en algunos pueblos ajeros hizo “algo de daño al cultivo”. Pese a todo, los 800.000 kilos de ajos que se pusieron a la venta en la avenida de las Tres Cruces de la capital zamorana prácticamente “se agotaron”.

La feria se inauguró el pasado viernes 29 de junio, su clausura se llevó a cabo el sábado pero la organización permitió que los productores se mantuvieran en las calles a lo largo de todo el domingo. Lo cierto es que ya quedaban muy pocos por la tarde porque prácticamente se había vendido todo.

En total han sido 366 puestos, seis más que el año pasado, para un total de 182 productores que han venido de numerosas localidades de la provincia, especialmente de La Guareña y Toro, también de Badajoz y Salamanca.

Caja Rural de Zamora, que organiza este evento, otorgó los premios a las mejores ristras y montones. El mejor montón fue para Miguel Alonso García que llevó a esta feria 1.100 hilos y procedía de Fuentespreadas. La mejor ristra se la llevó Inés Marcos Marcos de la localidad de Jambrina.

El balance por parte de la organización ha sido “positivo” porque se ha vendido prácticamente todo, señalaba el director general de Caja Rural de Zamora, Cipriano García.

Lo cierto es que este año el cultivo ha estado pasado “por agua” como indicaba a AGRONEWS CASTILLA Y LEÓN, Irene una joven de Fuentelapeña que decía que “aunque ha llovido mucho la calidad del producto sigue siendo igual o incluso mejor porque el ajo está muy bueno”.

La mayoría de los productores apenas tenían ya ajos que vender en el segundo día de feria “yo prefiero estar dos días y nada más porque es mejor para todos”, señalaba esta joven zamorana. Lo cierto es que todos coincidían en que en esta ocasión “la feria ha estado mejor porque aunque el tiempo no ha acompañado no ha hecho tanto calor como el año pasado”.

En cuanto a los precios todos los ajeros tenían la misma opinión “suelen costar desde los 3 hasta los 6 euros, depende todo del grosor del producto, seguimos manteniendo los precios como el año pasado”. Para Mario de La Bóveda de Toro la feria “me ha ido bien, he traído 500 hilos pero pienso que ha venido menos gente que otros años quizá sea porque este año ha hecho peor al llover y los compradores se ha retraído un poco más”.

Este agricultor tiene el cultivo del ajo como un complemento más de su actividad ya que reconoce que “la agricultura está muy mal y cada más es más difícil seguir en ella porque los precios que tenemos cada vez se reducen más”.

Sección: 

Provincias: