Agronews Castilla y León

La estadística que se ha hecho pública hoy, 25 de enero, demuestra, para la sección de industria de CCOO que el empleo agrario está sufriendo seriamente la escasez de agua. El sector primario fue la actividad en la que menos creció el empleo durante el último año. La caída fue más acusada en los cultivos más generadores de empleo por cuenta ajena y, en especial, en el olivar, la vid, los frutales y los cítricos.

En 2017 solo se crearon 4.000 puestos de trabajo en el sector agrario (0,49%), lo que supuso un retroceso de 33.000 personas. Si se comparan los datos trimestrales, la EPA confirma que se produjo un descenso real de la ocupación de 29.200 personas en el campo. De octubre a diciembre se crearon 43.700 puestos de trabajo (5,62%), una cifra que se sitúa muy por debajo de los 72.900 empleos del tercer trimestre de 2016.

En estos momentos son 820.700 las personas que están ocupadas en el campo y las desempleadas suman 199.000, 36.200 menos que en el trimestre anterior (15,39%). En la comparativa interanual el número de personas desempleadas se reduce en 18.600 personas (8,53%). La tasa de desempleo en el sector primario asciende al 19,5% y se sitúa tres puntos por encima de la global. Con respecto a 2016 baja un 1,55%.

CCOO de Industria no tiene ninguna duda de que las causas de la pérdida de empleo asalariado hay que buscarlas en la sequía. El impacto fue mayor en el primer trimestre y en el segundo semestre de 2017, periodos en las que se concentran el mayor volumen de empleo agrario.

El empleo agrario se caracteriza por la temporalidad, que el llega al 63% en el caso de los hombres y al 70% en el de las mujeres. Las jornaleras están subrepresentadas en el mercado laboral agrario y sufren una alta rotación.

Además, afirman desde el sindicato, se produjo un gran fraude en la contratación de carácter temporal. Se recurre a esta modalidad en actividades cíclicas que se suceden en las mismas épocas del año y para las que correspondería un contrato fijo-discontinuo. CCOO de Industria llama a la autoridad laboral a reforzar las tareas de inspección para controlar el fraude que se produce en la contratación y en las jornadas declaradas por los empresarios y empresarias del campo.

Sección: