Agronews Castilla y León

Es evidente que la concienciación social sobre tratar de reducir el consumo de carburantes fósiles con el objetivo de conservar el medio ambiente y tratar de luchar contra el cambio climático, ha llegado para quedarse y su extensión, cual mancha de aceite, es ya imparable. Este hecho hace que, primero las grandes industrias, pero poco a poco también los consumidores individuales han tratado de aprovechar las ventajas que ahora ofrecen las energías renovables, especialmente, las eólicas y las solares, de tal forma que son muchos los ciudadanos que están comenzando a instalar paneles solares para casa

Indudablemente, las buenas intenciones, la concienciación de los usuarios… son factores claves que están posibilitando la extensión de estas nuevas tecnologías en muchos hogares, pero no se puede olvidar otra como es el hecho de que existan en la actualidad placas solares baratas que facilitan su instalación ya que esa reducción del coste tanto de los materiales como de la instalación ha provocado que se haya pasado de periodos de amortización que superaban ampliamente los diez años hace pocas décadas a los actuales que se pueden situar, tranquilamente, entre los 3 y los cinco años lo que las hace muy atractivas para muchos usuarios.

¿Cómo es una instalación de paneles solares?

Es cierto que la evolución tecnológica ha hecho que este tipo de instalaciones se han hecho mucho más sencillas en los últimos años: se necesitan menos paneles para lograr la misma energía que hace unas décadas, estas son más baratas y el resto de aparatos que las rodea se ha reducido casi a la mínima expresión.

Lógicamente, la parte clave son las placas solares que se han abaratado sobremanera en apenas unos años, un sencillo instrumento que absorben los fotones de la luz solar para generar una corriente eléctrica; un regulador de carga que evita sobrecargas y logra que se aproveche el 100% la energía recogida por las placas; un inversor que es el encargado de convertir la citada corriente en energía eléctrica que se pueda emplear por el consumidor y, finalmente, la batería que es la que nos permite acumular la energía que no vayamos a utilizar en ese mismo momento ya sea para su uso posterior en nuestro hogar o para volcarla en la red.

El Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica ha dado un impulso definitivo a la puesta en marcha de instalaciones de autoconsumo en los hogares con las que se pueden llegan a ahorrar hasta un 80% el consumo habitual de energía eléctrica e incluso la opción de que la energía no consumida que hayas generado se verá reflejada a mayores en una compensación económica mensual en la factura eléctrica.

Además, se está comenzando a trabajar en la figura del “consumidor colectivo” que posibilita que el desarrollo de estas instalaciones de autoconsumo se puedan poner en marcha en las comunidades de vecinos, ya que las primeras obras realizadas están llegando a alcanzar ahorros de energía que superan el 50%

Sección: