Agronews Castilla y León

Una de las tendencias más clara de la sociedad actual en su conjunto es la protección del medio ambiente, en todas las variantes posibles, lo que hace que la sostenibilidad de cualquier producto que se le ofrezca al consumidor se convierte en una variable clave para condicionar la adquisición del mismo.

Esa tendencia, como no podía ser de otra forma en el mundo del empaquetado/presentación, lo que ha dado lugar a que se comience a hablar dentro del sector del llamado packaging sostenible con el que se pretende dar una respuesta a esa creciente demanda de un cada vez mayor respeto con el medio ambiente, lo que ha llevado, por ejemplo, a un mayor empleo de materiales que se califican como reciclables, lo que ha hecho que las cajas de madera recuperen un protagonismo que, quizás, en las últimas décadas habían perdido en favor del plástico.

En este sentido, empresas como Sincla, con una profesionalidad ampliamente reconocida dentro del sector, llevan ya tiempo trabajando con este tipo de materiales lo que les abre la posibilidad de responder de una manera ágil a cualquiera de las demandas que puedan surgir en este asunto, contando con un amplio catálogo de cajas de maderas personalizadas, sin adhesivos y automontables que se traduce en la fabricación de más de 10 modelos  diferentes pero que se elevan hasta un total de 750 referencias. Además, estás cajas no usan las tradicionales grapas para su cierre sino que emplean un sistema patentado de flexión que asegura el transporte del mismo sin riesgo de roturas, siendo especialmente interesantes para productos agroalimentarios como el vino o el aceite, sin olvidar las frutas y verduras o los productos "gourmet".

Uno de los aspectos más novedoso de todo este catálogo, en el que se incluyen, siempre con la madera como protagonista, cajas con bisagra, bandejas, cestas, cajas para cerveza o cajas para botellas ya sea en posición vertical u horizontal, es que existe la posibilidad de llevar a cabo la personalización de las mismas grabando con láser el logotipo de nuestra empresa o el de nuestros clientes o algún tipo de mensaje que se quiera incluir en el embalaje. El uso de un material noble como es la madera junto con esa posible personalización va a hacer que nuestro “packaging”, sea algo más que un envoltorio al uso sino que va a dotar a nuestro producto de una personalidad propia y elegancia que le va a hacer mucho más atractivo a los ojos de nuestro cliente.

Todo este proceso, desde la elección de la caja que se adapta mejor a nuestras necesidades, la opción de personalización del producto y la entrega del mismo en el punto deseado se puede cerrar en un periodo aproximado de 20 días.

 

OUTLET

Otra de las novedades que se ofrece la citada empresa, preocupada por tratar de reducir al máximo los desperdicios en todo el proceso de fabricación, es la posibilidad de comprar restos de cajas de madera premiun y que en apenas 72 horas pueden estar disponibles en el destino elegido por el cliente.