Agronews Castilla y León
  • El Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de Navarra anunciaba en el Consejo Agrario y próximamente lo publicará en Gobierno Abierto, para recibir aportaciones, que va a modificar la normativa de uso del fuego para prevenir incendios como el del pasado verano en el Vedado de Eguaras.

En concreto, se plantean una serie de restricciones a las labores agrícolas realizadas en periodo estival con maquinaria como cosechadoras, empacadoras y trituradoras de paja.

Las restricciones son las siguientes:

1. No se podrá emplear maquinaria susceptible de generar incendios forestales durante la noche, a partir de una hora después del ocaso.

2. Cuando el empleo de esta maquinaria se realice a una distancia inferior a 400 metros de terrenos forestales arbolados, se deberá labrar justo después de su paso una franja cortafuegos de una anchura mínima de 8 metros en el borde de esos terrenos forestales eliminando toda la vegetación para realizar un cortafuego.

3. No se podrá emplear la maquinaria agrícola susceptible de generar incendios forestales cuando esté activo algún incendio tipificado como nivel 1 dentro del Plan de Protección Civil de Emergencia por Incendios Forestales (Plan INFONA).

Además, la nueva Orden Foral plantea la prohibición de emplear maquinaria pesada en situaciones de meteoalerta, es decir, temperaturas máximas extremas o de Nivel de Aviso Amarillo por la Agencia Estatal de Meteorología.

Ante esta situación UAGN muestra su oposición a dichas restricciones y presentará alegaciones a la nueva Orden Foral. “Se trata de un nuevo obstáculo a nuestro sector que ya tiene grandes dificultades de subsistencia”, manifiesta Félix Bariáin, presidente de UAGN.

“Desde UAGN hemos denunciado, en gran número de ocasiones, que la limpieza de los montes, cunetas, quemas controladas, que actualmente son auténticos polvorines y cuyo responsable de mantenimiento son las Administraciones Públicas, es la primera medida preventiva para evitar situaciones de riesgo de incendios forestales, porque resulta más que evidente que muchos terrenos de pastizales se han convertido en matorral; que faltan cortafuegos; que en nuestros montes se acumula gran cantidad de biomasa; que ha aumentado considerablemente la maleza; que cada vez aumenta el abandono de tierras…; y que por ello es necesario incrementar la partida presupuestaria para prevenir los incendios forestales”, concluye Bariáin.

Sección: