María José Salvador - Corresponsal en Zamora - Agronews CyL

La Asociación Pueblos Unidos de la comarca de Tábara ha vuelto a concentrarse, esta vez en la localidad de Pozuelo, para protestar por la instalación de granjas industriales porcinas y también para exigir al alcalde de esa localidad, Jesús Ángel Tomás, que “rectifique sus últimas declaraciones en prensa, en las que acusaba a la asociación de confundir y enfrentar a los vecinos después de solicitar la paralización de las obras construcción de una granja industrial porcina en el municipio, con capacidad para casi 5.000 plazas de cebo”.

Los miembros de la asociación ha señalado que “estamos aquí concentrándonos para exigir a aquellos que nos gobiernan, a los políticos y a las administraciones que escuchen nuestras reivindicaciones y frenen la invasión de explotaciones ganaderas que nada tienen que ver con el medio rural”. Continúan diciendo que es “un tipo de industrias que no generan puestos de trabajo y que, por mucho que se empeñen, no se van a convertir en la solución al grave problema de despoblación que sufre la provincia de Zamora”.

En esta ocasión el colectivo se manifestó en la localidad de Pozuelo de Tábara porque, según ellos, “aquí, ya han comenzado las obras para la construcción de una granja industrial con capacidad para casi 5.000 plazas de cebo. El Ayuntamiento concedió en enero la licencia urbanística a la promotora, aun cuando no cuenta con la autorización de la Confederación Hidrográfica del Duero para la captación de aguas subterráneas. Necesita 17.000 metros cúbicos anuales, según la solicitud de la promotora.

“El alcalde asegura que no es un requisito necesario para conceder la licencia. Sin embargo, nosotros consideramos que es una grave irresponsabilidad, pues no entendemos cómo se pueden permitir las obras sin la garantía de contar con los permisos necesarios para desarrollar la actividad ganadera. Además, insistimos en que el proyecto de la granja industrial porcina compromete el suministro de agua potable en el municipio y mucho nos tememos que los vecinos acaben teniendo que beber agua embotellada. No serán los cerdos, sino las personas las que beban agua de botellines”, aseguran desde la asociación Pueblos Unidos.

En vísperas de las elecciones municipales, este colectivo exige un posicionamiento claro de los candidatos a las alcaldías en la comarca. “Queremos saber sin género de duda qué opinan sobre las granjas industriales porcinas, pues en un tema tan importante para el futuro de nuestros pueblos no se puede andar con incertidumbres, ni jugar al despiste. Y queremos compromisos serios para luchar contra esta invasión, que convertirá nuestra comarca y Zamora entera en el estercolero de España”, añaden.

Según esta asociación “los purines no traerán riqueza, más que para unos pocos, ni tampoco población. Traerán contaminación y, cuando la tierra zamorana ya no sirva, los empresarios se marcharán buscando pastos más verdes. Las granjas se cerrarán y aquí, en nuestros pueblos, solo quedarán tierras y acuíferos contaminados. Habremos destruido cualquier posibilidad de generar una fuente de riqueza alternativa y ya nada pondrá freno a la España Vaciada”.

Sección: 

Provincias: