Los buitres protagonizaron de nuevo ayer en el término municipal de Santa Cruz de Pinares (Ávila) un ataque a un cordero, que acaba de nacer y que murió devorado, y a otros dos animales, que pudieron salvarse.

UCCL, a través de un comunicado, lamentó además que a pesar de que el ganadero afectado llamó inmediatamente a dos guardas del Servicio Territorial de Medio Ambiente, ninguno de ellos se personó. En este sentido, denuncian la “actitud tan cicatera de la Junta, que no trata más que de evitar así no tener que indemnizar a los ganaderos al no poder considerarse los daños de responsabilidad patrimonial”.
 

Sección: 

Provincias: 

Archivos adjuntos: