Elena Rodríguez - Corresponsal en León - Agronews CyL

Desde el año 2008, el 15 de octubre se celebra el Día Internacional de la Mujer Rural, este año bajo el lema  "Las mujeres rurales cultivan alimentos de calidad para todas las personas". En este último año, marcado por la pandemia, la Casa Real condecoró con la Medalla de la Orden del Mérito Civil a representantes de la sociedad que han sido claves en estos meses de crisis sanitaria y económica,  entre ellos, el sector primario. Fue la ganadera leonesa Noelia Aparicio la elegida para redibir esa medalla en representación del sector.

 

Como ganadera de ovino, ¿qué necesita la mujer rural en el mundo de la ganadería?

Lo que necesitamos en tener ganas, es salir a que se nos vea. Las mujeres siempre hemos estado ahí, pero se nos ha visto poco porque, en la mayoría de explotaciones, el cabeza ha sido siempre el hombre y somos, además, dadas a quedarnos entre la casa y la explotación y no dar el paso para estar en órganos de decisión. Según esta la sociedad ahora, a ninguna mujer que le apetezca estar en órganos de decisión, se va a sentir rechazada. Hay que ir a la par y estar tanto número de hombres como de mujeres en beneficio de toda la sociedad.

 

¿Cómo es la explotación que tenéis, conjuntamente, en la Milla del Río, tu marido y tú?

Tenemos una explotación de 600 ovejas de ordeño de leche, yo llevo la explotación ganadera porque desde el principio está a mi nombre y la agrícola, el titular es mi marido y ahora también está mi hijo en la parte de la agricultura

 

¿Desde cuándo la explotación está a tu nombre y cómo recuerdas esos momentos?

Aún no se celebraba el Día Internacional de la Mujer Rural. Comenzamos a pensarlo en el año 2000, en 2005, comencé a cotizar a la Seguridad Social y en 2006 llegaron las ovejas a la explotación a finales de octubre. Nunca olvidaré el primer ordeño, teníamos poca experiencia, empezamos a las 19.00 y nos acostamos a la 1 de la madrugada para 30 ovejas. Ahora, afortunadamente, ya entran por su propio pie a la sala.

 

Cada vez hay más mujeres que han dado el paso figurando como titulares o como titularidad compartida,  pero ¿sigue habiendo mujeres que trabajan sin figurar?

Por lo que veo en las reuniones a las que asisto, en León somos afortunadas porque las mujeres hemos cotizado a la Seguridad Social, ya mi madre y mi abuela cotizaron en su época. Hay más problemas en otras provincias de Castilla y León y de España. En titularidad compartida, León está a la cabeza, pero en el resto de España no acaba de cuajar. Yo creo que es por lo engorroso de los trámites y la burocracia que lleva. Se podría hacer todo más liviano para que se reconozca la labor de las mujeres.

 

Durante la pandemia, valoramos más los productos de cercanía, ha pasado más de un año, ¿ese valor se sigue manteniendo?

Estamos en corrientes enfrentadas, por un lado hay un buenismo en el sentido de que hay que ir a lo ecológico y lo vegetal y olvidarse de la carne o no matar al lobo, por ejemplo. Y creo que la naturaleza es muy bella, pero también es muy cruel, el grande mata al pequeño. Y, en los seres vivos, estamos los hombres. Es algo que no se está teniendo en cuenta. Llevamos las cosas de un extremo a otro.

Por otro lado, hay una sensibilidad hacia los ganados que trabajamos todos los días del año, pero a la hora de rascarse el bolsillo, a veces se olvida. Además, también a veces el etiquetado es confuso y se engaña al consumidor.

Tags: 

Sección: