Agronews Castilla y León

NEIKER trabaja en la búsqueda de soluciones para recuperar emplazamientos contaminados en el sur de Europa (España, Francia y Portugal) mediante el empleo de estrategias de fitogestión. Se trata de una tecnología que utiliza las plantas para crear productos de valor añadido -como madera, resina, bioenergía, aceites esenciales o ecocatalizadores- y servicios de los ecosistemas -como el secuestro de carbono, el control de la erosión o el mantenimiento de la biodiversidad- a la vez que se descontamina un suelo.

La fitogestión aspira ser una alternativa a las tecnologías tradicionales de descontaminación de suelos contaminados, basadas generalmente en técnicas físico-químicas de elevado coste económico y que a menudo conllevan un impacto negativo sobre el ecosistema. Por ello, en las últimas décadas se está potenciando el empleo de tecnologías biológicas para descontaminar los suelos, dado que son más baratas y respetuosas con la integridad del ecosistema.

La importancia del suelo

El suelo es un recurso natural que lleva a cabo funciones clave para nuestra supervivencia y bienestar, como la producción de alimento, fibra y combustible; la descomposición de la materia orgánica; el reciclaje de nutrientes; la depuración del agua; el secuestro de carbono; el mantenimiento de la biodiversidad, etc. Es por ello que varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados por la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en su Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible están vinculados, directa o indirectamente, con la protección del suelo.

Como consecuencia de actividades humanas pasadas poco respetuosas con el medio ambiente, actualmente tenemos un número elevado de emplazamientos degradados por la presencia de suelos contaminados, lo cual impide o limita su posible uso para la producción agrícola y forestal, la creación de parques públicos, la implantación de nuevas actividades industriales, etc.

Proyecto Phy2SUDOE

NEIKER está desarrollando esta tecnología en el marco del recién iniciado proyecto europeo Phy2SUDOE – Interreg, que aspira a implantar estrategias de conservación de la biodiversidad propia de algunos emplazamientos contaminados (por ejemplo, plantas capaces de crecer en suelos altamente contaminados con metales), tanto por su valor intrínseco como por su utilidad para aplicaciones biotecnológicas.

Phy2SUDOE – Interreg es continuación del proyecto PhytoSUDOE – Interreg en el que se formó una red de 8 emplazamientos fitogestionados en el sur de Europa. Phy2SUDOE pretende consolidar la red formada en el anterior proyecto; ampliar la red con 7 emplazamientos adicionales con nuevas casuísticas de contaminación e innovadoras estrategias de fitogestión; y potenciar la conservación de la biodiversidad endémica presente en emplazamientos mineros contaminados con metales.

Un aspecto novedoso de Phy2SUDOE es la presencia de socios de tipologías muy diversas: además de universidades y centros de I+D, participan empresas, administraciones y gestores de emplazamientos, lo que favorece el vínculo entre creación de soluciones y estrategias de gestión.

NEIKER tiene amplia experiencia en la fitorremediación y fitogestión de suelos contaminados y/o degradados y, en concreto, en la evaluación de su eficacia mediante el empleo de indicadores de la salud del suelo. Esta experiencia se refleja en un conocimiento profundo de las estrategias de remediación biológica de suelos contaminados y en el empleo de parámetros físicos, químicos y biológicos para evaluar la salud del suelo.

Sección: