Agronews Castilla y León

Gracias a su específico diseño, Pollitas FIME contribuye al normal desarrollo durante el exigente periodo de transición desde la recría a la puesta de las pollitas y facilita al máximo la fijación de hueso medular y el acúmulo de suficientes reservas para afrontar de manera óptima el arranque en puesta.

El periodo de transición, entre las 16 y las 22 semanas, es crítico para las pollitas porque es el momento en el que tienen su segundo mayor pico de necesidades:  alcanzan su madurez sexual, desarrollan su aparato reproductor y fijan el hueso medular. Además, esta fase coincide con las últimas vacunas y el traslado a la nave de puesta, lo que eleva el estrés a que están sometidos estos animales.

Pollitas FIME fomenta la palatabilidad y la capacidad de ingesta, asegurando un aporte equilibrado de materias primas nobles para facilitar la transición de una alimentación a otra. Además, su presentación en migajas estimula el sistema digestivo de las aves, incrementando la asimilación de los nutrientes y asegurando una adecuada transición posterior al pienso en harina.

Con un balance de minerales adecuado incluso a las necesidades de las pollitas más precoces y un elevado nivel de vitaminas y antioxidantes para contribuir a disminuir el estrés, Pollitas FIME incorpora también minerales de alta asimilación que favorecen el desarrollo y la formación del hueso medular.

El empleo de Pollitas FIME desde las 16 a las 22 semanas de edad asegura:

  • El buen estado fisiológico en la pollita.
  • El máximo de fijación de hueso medular.
  • Que la pollita pueda afrontar el arranque en puesta sin sufrir balance negativo o descalcificación temprana.

Tags: 

Sección: