Agronews Castilla y León

Nanta, compañía líder en alimentación animal, ha hecho público el nuevo informe de resultados de las acciones que ha realizado con sus clientes para reducir el uso de antimicrobianos en las granjas de ovino de cebo. Además, se ha actualizado el informe de cunicultura publicado en 2018. Ambos documentos están ya disponibles en https://2019.nutricionsostenible.com/.

Dada la cuota de penetración en el mercado de piensos compuestos que la compañía tiene en dichas producciones –en ambos casos superiores al 25 %–, podemos considerar estos resultados bastantes indicativos de la situación real respecto a la reducción del uso de antibióticos en las mismas.

Dichos informes son el resultado del camino recorrido desde 2015 cuando se puso en marcha el proyecto de Nanta “Nutrición sostenible”, dirigido a reducir la presión antibiótica en la producción de todas las especies, a través de auditorías en granja y la implementación de medidas de buenas prácticas.

En cuanto a los cebaderos de corderos, en el periodo de 2016 a 2018 los servicios técnicos de Nanta han realizado 90 auditorías en 65 centros de engorde de toda la Península Ibérica.  

Como resultado, se han reducido en un 34% los principios activos empleados en los piensos, excluyendo en Decoquinato, que también se ha reducido considerablemente. Esta cifra pasa a ser del 39% si el principio activo se estima por tonelada de pienso.

“Unos muy buenos resultados -explica Chema Bello, jefe de producto de ovino y caprino de Nanta, si tenemos en cuenta que las empresas de cebo y tipificación de corderos tienen unas peculiaridades que complican la reducción de la presión antibiótica, dada su naturaleza de enlace entre la producción y la comercialización”.

En este sector se trabaja en la detección y corrección de puntos críticos, el establecimiento de planes de prevención y profilaxis, la investigación de nuevas soluciones nutricionales, la monitorización de patógenos y sensibilidad de los mismos a antimicrobianos e innovación orientada a una mayor eficiencia de los tratamientos.

En lo referente a cunicultura, el informe arroja una reducción del 53% en el uso de antibióticos. Una vez retirada la colistina vía pienso medicamentoso desde el 31 de enero de 2018, en la actualidad más del 50 % de la presión antibiótica empleada es por causa de la oxitetraciclina (antibiótico registrado en conejos).  Las conclusiones del informe señalan que sería importante el registro de nuevas moléculas, algunas para hacer frente a la enteropatía, habiéndose instaurado el racionamiento (apoyado en Nanta por PLC´s) como herramienta indispensable para minimizar los problemas derivados de esta patología en los cebaderos.

Con su proyecto Nutrición Sostenible, Nanta impulsa desde 2015 el uso racional de antibióticos en todas las producciones ganaderas, habiendo conseguido una reducción trasversal del 47% del uso de estos medicamentos. La compañía anima a todos los productores a formar parte de este proyecto, porque en Nanta creemos que “Otra producción es posible”, manteniendo la productividad y los resultados zootécnicos a través del cuidado de la nutrición, la sanidad, las instalaciones y el bienestar de los animales.

Sección: