José Ignacio Falces Yoldi - Agronews CyL

En la mañana de hoy, 27 de abril, el proyecto “Campo de Encuentro” propiciado desde la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León y que ha contado con el apoyo total y absoluto de todas las partes que integran la cadena alimentaria ha echado a andar.

Ese respaldo se evidencia en la relación de firmantes que van desde las organizaciones profesionales agrarias Asaja, Alianza UPA-COAG y UCCL, las cooperativas agrarias, a través de Urcacyl,  la industria agroalimentaria, a través de Vitartis, la  Federación de Industrias Lácteas de Castilla y León (Lacteacyl), la Asociación Española de productores de vacuno de carne (Asoprovac), la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino (Anprogapor), la Asociación de Artesanos Alimentarios de Castilla y León y la distribución, representada por Anged, Aces y Asucyl.

“Se trata, ha explicado Jesús Julio Carnero, de un nuevo canal, gestionado a través de la propia web de la Consejería de Agricultura, https://agriculturaganaderia.jcyl.es/web/es/agricultura-ganaderia.html, que va a poner en contacto a los agricultores y ganaderos de los sectores más afectados por la crisis del coronavirus con la distribución de tal forma que esos alimentos puedan llegar a los consumidores”.

Los sectores que, inicialmente, van a tener abierta esta plataforma, para la que la Consejería de Agricultura ha contado con el total apoyo de la distribución de Castilla y León, ha querido subrayar Carnero, a través de las tres asociaciones que las agrupan, ANGED, ASUCyL y ACES, van a ser la carne de vacuno, porcino o cabrito, la leche de ovino y caprino, el vino, las frutas y hortalizas o los productos artesanales de la región

A partir de ahora comienza a funcionar este canal alternativo donde se podrán adherir, como proveedores, las personas físicas y jurídicas, agricultoras y ganaderas, titulares de explotaciones que estén inscritas en el Registro de Explotaciones Agrarias de Castilla y León. La adhesión a la red de los proveedores se podrá hacer de forma individual.

Las condiciones y pactos a los que en su caso lleguen las partes intervinientes para la adquisición y venta de los productos se regirán por los principios de autonomía de la voluntad y libre competencia, respetando, en todo caso, la normativa de aplicación.

“Todos juntos en defensa del mundo rural más necesario que nunca”, concluía Carnero su intervención ante los medios de comunicación.