Diego Villacorta - Agronews CyL
  • El nuevo modelo de investigación e innovación para mejorar la competitividad pretende dar a conocer las ideas de las empresas de la región en colaboración, sin individualismos y acortando el ciclo desde que se desarrolla hasta que se pone en marcha.

“Queremos y debemos ser competitivos en un mercado que, no se nos olvide, es global”. Así ha arrancado la charla de clausura la Consejera de Agricultura, Milagros Marcos, durante la Jornada I+i que se ha celebrado hoy en la Consejería de Agricultura y Ganadería. Durante la intervención además se han desgranado el nuevo modelo de investigación e innovación de la competitividad para el que ayer se aprobaron presupuestos concretos desde la administración regional.

 

Por ir a lo general, el modelo se centra de hacer un sector como el del medio rural, algo más dinámico, proyectándolo como el mayor motor económico. ¿Cómo? A través de cinco áreas específicas (producción agrícola, ganadera, industria, bioeconomía y TICs) que a su vez se subdividen en decenas de líneas y sublíneas de trabajo: “Queremos dar a conocer el talento que existe en Castilla y León y dar unos resultados objetivos a una comunidad para la que el medio rural supone el 14% del empleo”.

 

Un servicio "a la demanda"

 

"En la actualidad quien quiere desarrollar una idea aquí atraviesa todo un laberinto"

Ese sector primario más coordinado es el que se pretende poner en marcha centrando las ideas de modernización en un “servicio a la demanda” y buscando plataformas de competitividad adecuadas. Según ha resaltado la titular de Agricultura, cuando se quiere materializar una idea en el sector primario hay una multiplicidad de centros donde poder llevarlo a cabo de universidades a administraciones tecnológicas, que “supone todo un laberinto de obstáculos” para hacerla realidad.

 

De esta forma analizando la situación del sector, identificando las necesidades para desarrollarlo y consultándolo con los agentes  que puedan aportar ideas se llevarán a cabo los proyectos en beneficio de la región, sin guardarse ideas, sin individualismos, pasando de un modelo vertical a otro horizontal con igualdad de condiciones: “No queremos que los proyectos se queden en los cajones, que sean individualistas tenemos la obligación moral de optimizar nuestra competitividad” ha apuntado Marcos.

 

 

Varias vías de financiación

El proyecto cuenta con varias líneas de financiación: cuatro europeas, cuatro nacionales y dos regionales, en las consejerías de Agricultura y  Educación. Además aportarán ayudas a colectivos como el de los investigadores para que lo tengan más fácil y accesible para que de ahí pase a las manos de quien mejor sepa desarrollar la idea y lo ponga en el mercado “en el menor tiempo posible”. Marcos ha concluido asegurando que este proyecto, impulsado desde el principio de la legislatura, cuenta con el respaldo de todos los agentes del sector primario: “Hay que seguir trabajando por el campo, tenemos ganas y capacidad”. Y a por ello se irá.