Agronews Castilla y León

La Microbiología es la ciencia que estudia los microorganismos, bacterias, hongos, protistas y parásitos y otros agentes como virus, viroides y priones. Los microorganismos cumplen funciones esenciales en todos los ecosistemas; estableciendo relaciones mutualistas, parasíticas o neutras entre ellos y con los demás organismos. Desde hace miles de años, estos organismos han sido aprovechados para la producción de alimentos y actualmente poseen el mayor potencial de aprovechamiento biotecnológico dada su diversidad metabólica.

La microbiología aplicada a la agricultura es clave para limitar la degradación del suelo, mejorando la retención de agua y nutrientes. Los microorganismos son los responsables de la formación de humus, a partir de la materia orgánica crean un medio favorable para el desarrollo de las raíces, así como de una microflora benéfica que defiende a los cultivos de plagas y enfermedades.

Es una ciencia en proceso de expansión. A medida que descubrimos la enorme diversidad y potencial de los microorganismos, surgen continuamente nuevas líneas de trabajo como fagoterapia, exobiología, biología sintética, entre otras. Se estima que se conoce apenas el 1% de los microorganismos existentes, situación que ofrece una enorme oportunidad para la investigación y el desarrollo tecnológico. Para el estudio de los microorganismos se utilizan diversas técnicas que van desde procedimientos de laboratorio que se implementaron hace más de un siglo, hasta técnicas de ADN recombinante, genómicas y de nanotecnología que han expandido la visión del mundo microbiológico en la última década. Los microorganismos son de gran interés por su importancia clínica, ambiental y biotecnológica. Algunos de ellos son agentes causales de diversas enfermedades infecciosas (SIDA, tuberculosis, mal de Chagas, algunos cánceres, diversas enfermedades en plantas y animales, etc.) y otros producen compuestos que combaten infecciones (antibióticos). En el campo ambiental son usados para el desarrollo de tecnologías limpias y sostenibles, como por ejemplo la producción de biocombustibles y bioinsumos agrícolas, y procesos de biorremediación, control biológico y reciclaje. En la industria alimenticia son fundamentales en la producción de vinos, quesos, pan, entre otros, pero también pueden causar deterioro en los alimentos. La Microbiología permite conocer el mundo de los microorganismos, entender su importancia y aprovechar la diversidad de sus funciones para mejorar la calidad de vida del hombre.

El monocultivo reduce la diversidad microbiológica del suelo y favorece la aparición de patógenos y enfermedades que pueden infectar a las plantas y al rendimiento de los cultivos. Esto interfiere con el proceso de formación de humus e impacta negativamente en la calidad y riqueza de los suelos.

En la agricultura, las aplicaciones con microorganismos pueden cumplir diversas funciones: controlar patógenos, estimular el crecimiento o fertilizar los cultivos. A través de la microbiología se desarrollan productos que pueden ser liberados en los suelos por medio de la fertilización o la inoculación previa de la semilla.

En la producción de cultivos es clave mantener una buena salud del suelo no solo por la importancia del cuidado ambiental, sino también por los rindes.

Los beneficios de la microbiología son: se reducen las aplicaciones con agroquímicos, aminora el impacto en el suelo, disminuye el riesgo de aplicación y mejora la seguridad operatoria y los productos biológicos son en algunos casos más económicos que los fertilizantes comunes

Sección: