Agronews Castilla y León

El objetivo del proyecto MENCIA, en el que Vitartis y sus socios trabajan desde enero de 2020, ha sido dotar a las empresas del sector agroalimentario de soluciones, herramientas y estrategias innovadoras, cuya implementación redunden en una mejora de su sostenibilidad y de su capacidad de adaptación al cambio climático y, por tanto, de su competitividad en un mercado global.

Para ello, se ha trabajado en medidas de mitigación en el corto plazo y en distintos ámbitos de las organizaciones, como la logística, los envases, la energía o la gestión del agua. Y, a largo plazo, en medidas de adaptación a la menor disponibilidad de recursos hídricos (uno de los principales efectos del cambio climático).

Además, se han utilizado herramientas para dinamizar la generación de conocimiento compartido y la puesta en marcha de iniciativas comunes: talleres dinamizados por expertos, grupos de trabajo, reuniones B2B, paneles de expertos y la toma de datos reales en procesos productivos de empresas alimentarias para la identificación posterior de áreas comunes de mejora y la búsqueda de soluciones aplicables a esas áreas.

En el taller de dinamización de soluciones innovadoras y sostenibles en envases alimentarios se dieron cita más de 50 entidades, tanto del sector alimentario, como empresas y centros tecnológicos especialistas en envasado. En concreto, se celebraron más de cien reuniones en las que se exploraron las oportunidades de colaboración en ámbitos como la utilización de nuevos materiales, la sustitución de envases por otros reciclables o reutilizables o la utilización de envases más ligeros.

Adaptación al cambio climático

Por otra parte, un grupo de expertos con diversos perfiles (científico, procedente de organismos de investigación; técnico, de empresas alimentarias de diferentes subsectores; y representantes de administraciones públicas) ha colaborado en el estudio de la información sobre los impactos del cambio climático en Castilla y León, aportando su visión y experiencia a la hora de priorizar los riesgos y las medidas de adaptación a los mismos.

Como resultado de este foro de discusión, y con la colaboración de Omawa (colaborador técnico en el proyecto), se detectaron más de 40 riesgos, vinculados a diferentes actividades productivas (agroganadería, cultivos, suelo, territorio y silvicultura, pesca y acuicultura, industrialización y comercialización, etcétera).

Entre los riesgos identificados como prioritarios se encuentran la demanda, disponibilidad y calidad hídrica, el aumento del estrés térmico, el incremento de la evapotranspiración en cultivos, la reestructuración de las zonas de regadío o el aumento de la aridez, la desertificación y la pérdida de fertilidad de suelos, el incremento de la frecuencia de incendios, la pérdida de biodiversidad, la desaparición de especies acuáticas o la inestabilidad y la pérdida de rentabilidad económica del sector agroindustrial.

Medidas propuestas

Las medidas de adaptación propuestas ante estos riesgos incluyen la innovación tecnológica para incrementar la eficiencia en el uso de agua en cultivos, el fomento de la reutilización del agua en los procesos productivos, el control del confort térmico en instalaciones ganaderas, la introducción de nuevas variedades de cultivo, así como la adecuación de los cultivos a las nuevas áreas climáticas.

En cuanto a las medidas de adaptación en el uso del agua, el primer dato a destacar es el grado de implicación y concienciación de las empresas socias de Vitartis en cuanto a la necesidad de trabajar para mejorar la eficiencia en el uso del agua.

Prueba de ello es que, si bien inicialmente estaba previsto trabajar con tres empresas, finalmente han sido ocho socios de Vitartis los que han colaborado en el proyecto MENCIA, analizando sus procesos productivos para identificar oportunidades de mejora y proponer medidas de adaptación comunes al conjunto del sector.

Entre las medidas resultantes pueden destacarse la reutilización del agua resultante de otros procesos para limpieza de instalaciones, así como la mejora de la eficiencia en dichos procesos, la instalación de sistemas para la captación de aguas pluviales, así como el aprovechamiento de las mismas en las instalaciones.

El proyecto MENCIA ha sido aprobado por la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, en la convocatoria de apoyo a los clústeres 2020; y cuenta con la cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

Tags: